CRÍTICA

Cuerdas

6

Por
26 de febrero de 2020

De entre la infinidad de películas de perros asesinos/violentos/peligrosos, hay dos que siempre me han tenido encaprichado. Son El perro, de Antonio Isasi, y Perro blanco, de Sam Fuller. Dos obras secretamente unidas. Por el trazo memorable de su relato, por su oscuridad, por su violencia brutal, por el sudor y la roña que rezuman. Están emparentadas por el oficio de grandes narradores de sus respectivos creadores y pensé en ellas varias veces mientras disfrutaba de Cuerdas, una de esas películas que tan raramente trascienden la aparatosidad del género en el que habitan, algo incómodas, algo entumecidas, deseando ser más de lo que han previsto para ellas.

La historia de la chica y el perro que nos cuenta José Luis Montesinos es simple, sabe a antigua, posee aromas de cine que ya no se hace y que ya no se osaría hacer. Ese cine al que le sentaban bien los ralentís, los zooms y toda cuanta patraña visual se le ocurriera al director. Su angustia es convincente, su atmósfera es perturbadora, su estética es lograda. Hay que celebrar su existencia y celebrar a sus actores, perfectos. Me permito subrayar al gran Miguel Ángel Jenner, tantos años de doblador, tantos trabajos memorables –el discurso de Ezequiel de Samuel L. Jackson en Pulp Fiction, sin ir más lejos– al que es un gusto ver de cuerpo presentísimo.

Cuento de terror perruno, angustiante, convincente, sucio.

SINOPSIS:

Un accidente hace que una joven tetrapléjica quede incomunicada en una masía en el campo. Allí, solo tiene la única compañía de su perro Athos. Sin embargo, el mejor amigo del hombre ha contraído una enfermedad, lo hará que se convierta en un verdadero peligro para su la vida de su dueña.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: ,

GUIÓN:

PAIS: España

DURACIÓN: 87 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Begin Again Films

ESTRENO: 28 de Febrero de 2020