CRÍTICA

Cuando tú quieras

5

Por
12 de junio de 2020

El retrato en el cine de las personas con algún tipo de discapacidad aún sigue en una fase primigenia, a pesar de que la industria de Hollywood y las producciones mainstream por fin ha dejado atrás aquello de relacionar discapacidad y villanía. La idea es tan estremecedora como suena, pero ahora que estamos de revisionismo cultural, no está de más el apunte. No obstante, el camino tomado desde los últimos años del siglo XX y más concretamente en las ficciones de este nuevo siglo tampoco es que sea muy satisfactorio, todo hay que decirlo, ya que buena parte de las producciones interesadas en abordar la cuestión de la discapacidad, sea de tipo neurológico o sea para abrirse a la realidad de la diversidad funcional, tienden hacia el paternalismo de buenas intenciones, hacia la condescendencia buenista.

La suma de las palabras clave cine y discapacidad ofrece como resultado un conjunto de historias de superación, que sientan ejemplo y señalan valores ‘humanos’ y nos descubren que, en efecto, las personas con diversidad funcional o algún tipo de discapacidad son, en efecto, personas, con sus anhelos, frustraciones y enfados con el mundo. Esa la premisa de Cuando tú quieras, en la que Richard Wong rehace la película Hasta la vista, del belga Geoffrey Enthoven y merecedora en 2011 de la Espiga de Oro en la Seminci vallisoletana; y que cuenta el viaje de tres amigos (un ciego, un parapléjico y un tercer chico postrado en una silla de ruedas a causa de una enfermedad degenerativa) a un prostíbulo para perder la virginidad. Planteada, así pues, como una road-movie de ‘marginados’, la película de Wong busca hacer hincapié en lo jocoso de la aventura, las bromas inéditas, las dificultades añadidas. Una suma de Intocable y American Pie. La idea es estremecedora, otra vez, pero sale al paso.

Más alegato social que película que explora la cuestión del deseo de este colectivo, así las cosas, Cuando tú quieras fracasa justamente en los asuntos que pretende reivindicar, porque a pesar de que constantemente subraya la autonomía y madurez del trío protagonista, no logra dejar de verlos como niños traviesos en pleno viaje iniciático. Para los interesados en este tema, Las sesiones, de Ben Lewin; Yes, we fuck!, de Antonio Centeno y Raúl de la Morena; Vivir y otras ficciones, de Jo Sol; o el cine experimental de Stephen Dwoskin.

Buenismo funcional para una road-movie en silla de ruedas.

SINOPSIS:

Remake de la película Belga 'Hasta la vista' (2011). Tres jóvenes con discapacidad huyen de sus padres sobreprotectores y comienzan un viaje hacia Montreal. Una forma de dar un golpe en la mesa para declarar su propia independencia . Por el camino ayudarán a personas con problemas físicos y mentales., y explorarán sus dotes amatorias.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN:

PAIS: Estados Unidso

DURACIÓN: 107 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA:

ESTRENO: 19 de Junio de 2020