CRÍTICA

Creed

7

Por
27 de julio de 2015

Cuando el dinosaurio cinéfilo se nos despertó, Rocky ya estaba allí. Y en las más gozosas reencarnaciones: el furtivo Betamax de la infancia, con los escarceos con Adrian censurados paternalmente, los combates psicodélicos contra Mr. T e Ivan Drago con olor a bocata de tortilla en cine de verano y, ya en el ring profesional, ese fetén partido-homenaje de su sexta entrega. Demasiadas veladas con épica de extrarradio, demasiados recuerdos y golpes bajos entre asalto y asalto. Y ahora, inesperadamente, el epílogo, el truco final con un Stallone emergiendo de las tinieblas como el tercer hombre para guiñarnos el ojo tuerto a lo Falstaff y rememorar “las tortas que hemos visto”. Pero aquí nostalgia la justa, ¿afortunadamente?, y como mucho haciendo sombra vía YouTube cual desafío transgeneracional a un Balboa quijotesco y analógico (entrañable el gag de la “nube”), que se calza la gorrilla de Burgess Meredith para adoctrinar al hijo “bastardo” y cinderella de Apollo.

Respetuoso a la hora de imprimir la leyenda y su iconografía –gallinas, tortugas, gimnasio, calzón, escalinatas casi mecánicas…–, eludir charcos indignos (el pupilaje modelo Rocky V) y añadir algunas gotas nuevas –motos, quads y romance levemente Empire–, Ryan Coogler (Fruitvale Station) es consciente de que, más que una presentación en sociedad de Creed, de lo que se trata es de darle una apoteosis final al potro italiano y, sobre todo, a un Stallone imponente, crepuscular, magullado y brandoniano. Y a eso se entrega feliz y contagiosamente. Incluso aceptamos el chantaje emocional por debajo de la cintura de la trama cancerígena (más entrenamiento hospitalario), y hasta nos resignamos al enésimo highlight de ciencia-ficción pugilística quebrantahuesos y gore. Porque lo importante es certificar que Rocky es como la aspirina o las pirámides de Egipto: patrimonio de la humanidad. Te queremos, campeón.

Vigorosa, dramática, hogareña y melancólica. Un regalo para la legión rockynómana.

SINOPSIS:

Adonis Johnson no llegó a conocer a su padre, el campeón del mundo de los pesos pesados Apollo Creed, que falleció antes de que él naciera. Sin embargo, nadie puede negar que lleva el boxeo en la sangre, por lo que pone rumbo a Filadelfia, el lugar en el que se celebró el legendario combate de Apollo Creed con un prometedor y duro rival llamado Rocky Balboa. Una vez allí, Adonis busca a Rocky y le pide que sea su entrenador. A pesar de que este insiste en que ya ha dejado ese mundo para siempre, Rocky ve en Adonis la fuerza y determinación que tenía Apollo, su enconado rival que terminó por convertirse en su mejor amigo. Finalmente, acepta entrenarle a pesar de estar librando su propio combate contra un rival más letal que cualquiera a los que se enfrentó en el cuadrilátero.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN: , ,

PAIS: Estados Unidos

DURACIÓN: 0

EDAD RECOMENDADA: na

DISTRIBUIDORA: Warner Bros

ESTRENO: 29 de Enero de 2016

Fans de ‘Demolition Man’: hoy celebramos la congelación de Stallone

Tal día como hoy, en 1996, el agente John Spartan fue criogenizado para expiar un crimen que nunca cometió. Solo quedan 13 años para que salga de la nevera.

11 cosas que (probablemente) no sabías de ‘Demolition Man’

Recordamos la aventura criogénica de Stallone, Sandra Bullock y Wesley Snipes explicándote cómo se usan las tres conchas (y muchas cosas más).

El perro Rambo que ha enamorado a Sylvester Stallone

Olvidaos de 'Rambo: Last Blood'. Este es el veterano de Vietnam a cuatro patas que os habría gustado ver (a vosotros y a Stallone) en pantalla grande.

¿Por qué Rambo no ha triunfado en los videojuegos?

Tras sus comienzos ochenteros, el personaje de Stallone acabó protagonizando uno de los mayores truños pixelados de la historia en 2014.