CRÍTICA

Corre como una chica

2

Por
25 de junio de 2020

Un melodrama deportivo a partir de una historia basada en hechos reales. El planteamiento de partida no resulta especialmente deslumbrante ni innovador. Pero merece la pena probar, porque este tipo de propuestas suelen esconder en su interior historias de superación, que si consiguen superar su planteamiento motivacional de libro de autoayuda pueden resultar de alguna manera inspiradoras. Pero no es el caso. En Corre como una chica (2019), la popular actriz australiana Rachel Griffiths (A dos metros bajo tierra) debuta en la dirección con la biografía de la joven Michelle Payne (interpretada por Teresa Palmer), la primera mujer que consiguió alcanzar el triunfo en la Copa de Melbourne en el año 2015. La prueba más prestigiosa del mundo, donde acuden los grandes jockeys con los mejores caballos.

Con esta información, desarrollada a través de rótulos informativos, arranca el film, antes de dar paso a unas imágenes de archivo, donde se puede ver y escuchar a la protagonista real de la historia. En este breve prólogo se explica que procede de una familia con diez hermanos, a los que ha tenido que cuidar solo su padre (Sam Neill, en un nuevo ejercicio de profesionalidad para defender un rol imposible), tras el fallecimiento de la madre, en un ambiente de pasión por los caballos o, más concretamente, por competir con los caballos. Una vez que finaliza este sencillo apunte pseudocumental, la película se instala en el confortable territorio donde habitan los biopics más ortodoxos y, por tanto, menos estimulantes desde el punto de vista cinematográfico.

Rachel Griffiths no oculta su deseo permanente de apelar a las emociones por encima de cualquier premisa. Pero las imágenes de la niña protagonista galopando frente a una puesta de sol sacada directamente de una postal turística que ha sido víctima del retoque digital, mientras su padre-entrenador la prepara para el gran reto de su vida, o los interludios musicales con temas épicos-pop (por ejemplo, de The Cranberries) no hacen más que acentuar la falta de profundidad del film. Su deseo de quedarse en la superficie, endulzando cualquier tipo de drama, para encontrar siempre la salida apropiada a la tragedia con el único argumento de los buenos sentimientos.

Ni siquiera el necesario mensaje de reivindicar el papel de las mujeres en un mundo tradicionalmente masculino y machista, un asunto en el que prefiere no profundizar cuando podría haber resultado muy interesante, consigue que el film no vaya más allá del melodrama familiar, con tendencia a resultar empalagoso en lugar de conseguir emocionar.

Solo la presencia de Sam Neill salva en parte este melodrama deportivo, saturado de edulcorante y basado en hechos reales.

SINOPSIS:

Basada en hechos reales, la película cuenta la historia de Michelle Payne, la primera jockey femenina en ganar la copa Melbourne.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: , , , ,

GUIÓN: ,

PAIS: Australia

DURACIÓN: 98 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA:

ESTRENO: 26 de Junio de 2020

En marcha el biopic de Lemmy Kilmister, líder de Mötorhead

El famoso músico y compositor británico murió a finales de 2015 con una carrera llena de canciones icónicas como 'Ace of Spades'.

‘Respect’: Jennifer Hudson es Aretha Franklin en el teaser del nuevo biopic

La película está dirigida por Liesl Tommy y en su reparto también encontramos a Forest Whitaker, Marlon Wayans y Marc Maron, entre otros.

El productor de ‘Bohemian Rhapsody’ prepara un biopic de Michael Jackson

La duda está en si lo veremos antes o después de la película protagonizada por el chimpancé de esta estrella del pop, llamado 'Bubbles'.

Steven Spielberg producirá una película sobre los Bee Gees

Al frente del sorprendente proyecto también se encuentran los productores de 'Bohemian Rhapsody' y 'Rocketman', ya expertos en el tema musical.