CRÍTICA

Contagio

8

Por
14 de octubre de 2011

Desde sus primeras películas independientes a la trilogía Ocean’s o el biopic Che, Steven Soderbergh ha mirado la vida humana y las acciones humanas desde una perspectiva voyeurística casi clínica, y por eso es la persona idónea para dirigir ahora una película sobre la enfermedad y la ciencia y la burocracia –es decir, sistemas más que personas– en la que todo se propaga de forma vírica, principalmente una infección nueva y desbocada que amenaza con barrer el planeta, pero también el temor, la información, los rumores y el pánico. Dotada como su oscarizada Traffic de personajes y puntos de vista múltiples, este thriller pandémico se fija en manos y bocas a medida que propagan silenciosamente microbios, y la promesa de un apocalipsis, de la barra de un autobús al vaso de un restaurante a la apacible caricia de un hombro. Ese esquema formal eleva inmensamente la tensión de su relato, en el que las muertes repentinas de una adúltera y de su joven hijo son el catalizador de una catástrofe mundial.

Es cierto que por momentos la narrativa fracturada le resta a Contagio cierta urgencia dramática. Pero en general Soderbergh traza pinceladas rápidas y enérgicas. Su fotografía digital transmite una ansiedad que añade fuerza motora a su descripción de cómo no sólo los virus sino también las ideas y los sentimientos pueden esparcirse y mutar de maneras imprevisibles y mortales. Tanto como una apasionante película de terror moderno capaz de crear adictos al jabón para manos, Contagio es también un retrato de la inquietante fragilidad de las redes biológicas, sociales y emocionales que gobiernan nuestras vidas. Y de la reacción en cadena causada por actos aislados de egoísmo y poder descontrolado.

Contagio es la mejor película hecha a día de hoy acerca de una pandemia. Convirtiendo a sus personajes en meros accesorios de la historia en lugar de su foco central, Soderbergh logra contar la historia de la evolución de la enfermedad sin ser estorbado por dosis de melodrama o postizas secuencias de acción. El resultado no es ni más ni menos que una investigación policial, apasionante sobre todo porque resulta creíble: una mirada clarividente a lo que podría suceder si una epidemia ocurriera. Cierto que se trata de una obra más provocadora que emotiva dada la gelidez de Soderbergh; que presenta su cuenta atrás de la potencial destrucción de la civilización de forma objetiva y, de hecho, uno no está seguro, basándose en la evidencia, de que el director realmente piense que la perspectiva de esa aniquilación del orden social sería necesariamente algo malo. Pero tampoco es ése su cometido. Para espolvorear el fin del mundo de azúcar ya está Emmerich.

NANDO SALVÁ

SINOPSIS:

Una pandemia vírica mortal asola a la Humanidad mientras un equipo especialmente entrenado de científicos intentan contener su propagación por todo el planeta.

Contagio

[Contagion] Ciencia-ficción / EE UU / 2011 / Dir: Steven Soderbergh / Reparto: Matt Damon, Kate Winslet, Jude Law, Marion Cotillard, Gwyneth Paltrow, Laurence Fishburne / Guión: Scott Z. Burns www.contagio-es.com

ESTRENO: 14 de Octubre de 2011

ETIQUETAS:

Al director de ‘Contagio’ le aterra cómo estamos reaccionando al coronavirus

Parece que rodar la hoy muy famosa película no preparó a Steven Soderbergh para el comportamiento humano en condiciones de pandemia.

Steven Soderbergh ha escrito la secuela de ‘Sexo, mentiras y cintas de vídeo’ durante el confinamiento

Al director le ha dado tiempo a escribir otros dos libretos, pero no descarta dirigir en el futuro la continuación de uno de sus films más recordados.

Es más saludable ver ‘Contagio’ que las noticias, según una psicóloga

Muchos espectadores han descubierto la película que dirigió Steven Soderbergh en 2011 gracias a estos días de confinamiento e incertidumbre.

Steven Soderbergh lidera un comité para ayudar a la industria a recuperar la normalidad tras el coronavirus

Dado que él dirigió 'Contagio' en 2011 anticipándose a la actual crisis del COVID-19, es probable que sea la persona más idónea para el puesto.