CRÍTICA

Cazafantasmas

7

Por
21 de marzo de 2016

¿Qué es un fantasma? “Un evento terrible condenado a repetirse” o “un sentimiento suspendido en el tiempo” eran algunas de las respuestas que daba el Guillermo del Toro más cursi en El espinazo del diablo. Echando un vistazo rápido a la historia del folclore, según la mayor parte de las creencias, los espectros son reminiscencias del pasado que vuelven de su lugar en el tiempo para ajustar cuentas con un presente que les es ajeno, causando tormento entre sus habitantes. Algo así parece sufrir la industria de Hollywood, rehén del recuerdo de sus éxitos comerciales de los 80, que siguen manifestándose en forma de incontables intentos por devolver a la vida propiedades intelectuales que criaban malvas, pero sin atreverse a soliviantar demasiado a los muertos. Este reinicio de Cazafantasmas, comandado por Paul Feig y cambiando de sexo al cuarteto original, quedará como caso de estudio de la maldición que muy pocos consiguen esquivar: la soga (corporativa) de la película original asfixiando cualquier intento de innovación. Los fantasmas, exigiendo pleitesía.

¿Qué hay en un nombre? La duda shakespeariana era una buena pregunta alternativa para comenzar este texto. Porque, si la Cazafantasmas de Feig no se llamara así… ¿habría tenido que pagar tantos peajes nostálgicos? Dejando al margen la impresentable campaña de desprestigio misógino que ha vivido en internet, solamente basada en la utilización de una marca, la perspectiva de un blockbuster de acción y fantasía con Kristen Wiig, Melissa McCarthy, Kate McKinnon y Leslie Jones formando equipo parece exactamente lo mejor que podría deparar una cartelera veraniega. Y, cuando Cazafantasmas es justo eso, no hay mayor disfrute.

Es brillante cada secuencia de camaradería entre las protagonistas, elevada por la química improvisadora de cuatro actrices infalibles en sus puestos. Feig y Katie Dippold les han escrito personajes cuidados, que se apartan del encasillamiento al asignar roles –al menos, en el caso de Wiig y McCarthy– y dejan libertad para destellos de ingenio en cada plano que roba McKinnon; la actual estrella de Saturday Night Live es el mayor equivalente al estado de gracia intransferible de Bill Murray en el filme original. También la revelación de Chris Hemsworth como valor cómico –los que vimos Vacaciones (2015) ya lo sabíamos– desde su puesto de secretario con mayor número de abdominales que de neuronas resulta un acierto genuino. Entonces, ¿por qué plegarse a la fórmula haciendo check forzado en todos los elementos de la saga, cameos de la vieja guardia incluidos, hasta caer en un tercer acto solamente consagrado a la pirotecnia CGI?

El éxito de Los Cazafantasmas (1984) vino por la voz propia de sus protagonistas y el tono distendido de lo que, en esencia, era una comedia de compañeros de trabajo que, de paso, creaba entera una mitología fantástica con dos pinceladas. Con un elenco femenino sin nada que envidiar a sus antecesores, un desarrollo de personajes más elaborado y mucho más talento detrás de las cámaras –sólo hace falta comparar la paleta de colores de Paul Feig con la planicie visual de Ivan Reitman–, esta Cazafantasmas lo tendría todo si hubiera seguido su intuición hasta el final, en vez de no atreverse a obviar la receta. Al fin y al cabo, es la moraleja de cualquier relato de fantasmas: pasa página y no dejes que el pasado te frene.

Pudo ser mejor que la original, pero los fantasmas del pasado pesan demasiado sobre un cuarteto digno de su propia leyenda.

SINOPSIS:

Nueva versión de una de las películas más emblemáticas de los años 80: 'Los Cazafantasmas'. Los fantasmas y demonios se han escapado de los infiernos para destruir Manhattan. Ahora, el equipo de los Cazafantasmas está formado por un grupo de mujeres dispuestas a terminar con todas las amenazas paranormales.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: , ,

DIRECTOR:

REPARTO: , , ,

GUIÓN: , , ,

PAIS: Estados Unidos

DURACIÓN: 116 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Sony Pictures (es)

ESTRENO: 12 de Agosto de 2016

El elenco de ‘Los cazafantasmas’ se reúne para recordar el clásico de los ochenta

Bill Murray, Sigourney Weaver o Dan Aykroyd, entre otros, compartieron momentos del rodaje de la película.

Bill Murray se pasa la cuarentena en la bañera

Cuando pensabas que ya lo habías visto todo de Bill Murray, el actor va y concede una entrevista desde la comodidad de su bañera (y con gorrito).

Bill Murray y Guy Fieri: duelo de nachos para ayudar a la hostelería

El actor de 'Atrapado en el tiempo' y el chef televisivo disputarán una competición culinaria en directo para recaudar fondos por una buena causa.

Los mejores papeles de John Candy

Durante una carrera breve, pero intensa, el actor canadiense nos hizo reír a carcajadas con su talento y bonhomía.