CRÍTICA

Caso Murer: El carnicero de Vilnius

6

Por
02 de enero de 2019

En 1963, el antiguo oficial nazi Franz Murer fue juzgado por sus crímenes durante la II Guerra Mundial en una causa que resultó en absolución, pese a los muchos testimonios en contra del acusado, y de la cual Christian Frosch insinúa en este filme que no fue del todo limpia. Pese a esto último, en Caso Murer no hay lugar para la intriga: la película se centra en describir lo inútiles que resultan los testimonios del horror cuando se enfrentan al nacionalismo ciego y cerril, así como en señalar las flaquezas del sistema judicial austríaco de posguerra, tan amanosas para dejar escapar a los colaboradores del III Reich. Para bien (tiene momentos de rara intensidad) y para mal (su metraje agota) el subtítulo original “Anatomía de un proceso” le cuadra mucho más al filme que ese “El carnicero de Vilnius” con el que llega a España.

Un drama jurídico complejo, intenso y agotador.

SINOPSIS:

El conocido como “Carnicero de Vilnius”, Franz Murer, es un ex oficial austriaco de las SS que estableció, organizó y gobernó el gueto de Vilna. Diferentes sobrevivientes de la Shoah testifican, esperando hacer justicia y la evidencia es abrumadora, pero el deseo de cerrar este oscuro capítulo de la historia parece superar el deseo de justicia.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO:

GUIÓN:

PAIS: Austria

DURACIÓN: 110 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Adso Films

ESTRENO: 18 de Enero de 2019