CRÍTICA

Cars 3

4

Por
25 de junio de 2017

Cars fue el título más flojo de Pixar hasta la fecha. Un mundo habitado solo por coches (sin humanos a los que transportar) solo era justificable por el capricho y la pasión de John Lasseter (cuyo padre fue gerente de un concesionario), que sin embargo supo imprimirle ese cálido toque de clasicismo americano (era un western crepuscular) que también tenía Toy Story. La secuela tampoco entusiasmó, aunque veía cargada de alicientes: una alambicada trama de espionaje, más protagonismo de Mate y un montón de paisajes recreados con todo lujo de bujías y detalles. ¿Y ahora qué? Esta tercera entrega (dirigida por un nisu de la casa) tenía olor a un greatest hits concebido para seguir explotando el merchandising. Aunque el resultado es todavía peor: una colección de caras B que debería haber pasado directamente a video y que no es mucho mejor que la (sub)franquicia Planes (Aviones).

A veces uno escucha una canción mala de su grupo favorito con la ilusión de reconocer algo de su talento y su saber hacer en ella. Pero es que en Cars 3 no hay nada que haga pensar al fan que Pixar es (o ha sido) el mejor estudio de animación del mundo: los temas (como el valor de ‘lo viejo’ frente a ‘lo nuevo’) y ciertos giros (el protagonismo de la mecánica Cruz Ramírez) parecen salidos de un taller de guión para novatos indignados con la administración Trump. Y, aunque técnicamente es brillante, su hiperrealismo lo aleja cada vez más de las esencias de la (buena) animación.

La peor entrega de la peor franquicia de Pixar.

SINOPSIS:

Rayo McQueen se enfrenta a una nueva carrera, un nuevo reto: demostrar que, aunque sea un veterano, sigue siendo el mejor coche de carreras del mundo. Tendrá que competir con otros coches de nueva generación, pero una entrenadora latina le ayudará a prepararse.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: , ,

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN: , ,

PAIS: EE UU

DURACIÓN: 109 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Disney

ESTRENO: 14 de Julio de 2017