CRÍTICA

Canino

10

Por
14 de mayo de 2010

‘CANINO’ MUERDE. Mete miedo, inocula un veneno muy humano, deja cicatriz. Y de paso reubica el cine griego en una nueva estantería, ocupado como estaba el cajón de películas helenas de nuestro imaginario por las miradas odiseicas como estatuas macizas de Angelopoulos y por el folklore de comedias como Un toque de canela con reflejo en Hollywood. Frente a Mamma Mia! y a Mi gran boda griega se alza este colmillo feroz, que utiliza la luz para cegarnos y presenta las mejores apariencias como tarjeta de visita para endiñarnos el terror cotidiano más afilado y perturbador que pueda verse desde Funny Games.

Si Michael Haneke proponía la liofilización del miedo y la asepsia más narcotizante que se recuerda (repite en La cinta blanca) al administrar nuestro resuello, Giorgos Lanthimos se ha ganado el derecho al uso libre del cartel Un film de (en francés, que rinde más) con algunos de aquellos elementos golfísticos (por el golf y por los golfos) del filme de Haneke y de los despojos de la Canícula de Ulrich Seidl, más algunos nuevos. Es filosofía moderna: una combinación entre sombras platónicas y esa luz mediterránea que impregna Canino hasta deslumbrarnos y oscurece algo que sólo puede ser definido como una historia familiar, porque lo es, pero que inmediatamente se autodestruye en su propia defi nición, porque no lo es.

Un chalé al que dan ganas de prender fuego a la tarkovskiana manera esconde a una familia feliz. Tres hijos veinteañeros guapos, casi arios, viven encerrados, engañados como en la caverna de Platón. Infantilizados, pero extrañamente instruidos, creen a pies juntillas todo un mito que sus padres han creado para salvarles del mundo exterior, incluido un vocabulario nuevo que aprenden de memoria. Sólo el padre abandona la casa para trabajar, mantener contacto con el mundo y traer a casa carne para el desahogo sexual del hijo varón. A las chicas que las zurzan. La entrada en la casa de este elemento ajeno, además de desencadenar el inevitable caos, perfecciona una de las miles de teorías interpretativas, todas ellas viables, que este encierro vil conlleva como metáfora social del aislamiento y la ignorancia. La más apabullante, más allá de la infamia de estos padres enfermos, es la ruin intervención del personaje normal, tan normal como cualquiera de nosotros, espectadores, ante la barbarie de esta casa de locos. Raros somos todos, eso es lo terrorífico.

CARLOS MARAÑÓN

SINOPSIS:

Algo sucede en esta aparentemente normal familia de clase alta griega. El matrimonio apenas sale y sus hijos, mayorcitos, viven encerrados...

Canino

[KYNODONTAS] DRAMA / GRECIA / 2009 / 94 MINUTOS / KARMA. DIRECTOR: GIORGOS LANTHIMOS ACTORES: CHRISTOS STERGIOBLOU, MICHELLE VALLEY, AGGELIKI PAPOULIA GUIÓN: EFTHYMIS FILIPPOU, G. LANTHIMOS
GIORGOS TSOURGIANNIS.

www.dogtooth.gr

ESTRENO: 14 de Mayo de 2010

ETIQUETAS:

,