CRÍTICA

Caballo ganador

6

Por
05 de julio de 2016

La historia tiene posibilidades. Muchísimas, en realidad: resulta inspiradora, aviva fragmentos del pasado que no conviene dejar quietos, cuenta con personajes entrañables… y sería masacrada por una película “basada en hechos reales” al uso, máxime si esta viniese de Hollywood. Ahora bien: una cosa es que la fábula de este caballo de carreras, adoptado por un pueblo galés víctima del thatcherismo, se preste a los modos del documental. Y otra cosa es que Caballo ganador, el documental de marras, transmita la emoción que merece el relato.

Será por lo oscuros, por lo redondos o por lo tristes, pero diríase que los ojos de los caballos y los objetivos de cine están hechos para observarse mutuamente. De ahí que, al menos para quien suscribe, lo más emocionante del filme hayan sido sus vistazos al noble jamelgo protagonista, así como las imágenes de archivo de las carreras en las que este participó. Quitando esos momentos, y ateniéndonos a lo formal, Caballo ganador queda como uno de esos filmes compuestos en su mayoría de planos de situación, de gente que habla mirando a cámara e incluso de (¡argh!) reconstrucciones de los hechos, aderezado todo ello con alguna infografía que otra y con música que habrá de subrayar los momentos intensos. Si, pese a todo ello, la cinta sigue valiendo la pena es porque su historia es, en todos los sentidos, auténticamente emotiva.

Su trote es irregular, pero gana por una cabeza.

SINOPSIS:

Documental sobre la verdadera historia de un grupo de trabajadores galeses que se unen para formar parte en la élite del "deporte de los reyes".

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO:

GUIÓN:

PAIS: Reino Unido

DURACIÓN: 86 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Betta Pictures

ESTRENO: 22 de Julio de 2016