CRÍTICA

Caballo dinero

9

Por
20 de septiembre de 2016

En Portugal había más de cien mil inmigrantes de raza negra cuando tuvo lugar la Revolución de los Claveles que acabó con medio siglo de dictadura salazarista. Pedro Costa tenía 16 años, y su vivencia esperanzadora de la revolución no se pareció en nada a la de Ventura, el obrero caboverdiano de fantasmal figura de Juventud en marcha (2006) que también aporta aquí su totémica presencia, historias y diálogos. Por ejemplo, de 1974 él recuerda el miedo e incertidumbre de los inmigrantes de las colonias instalados en las afueras de Lisboa para buscarse la vida y la muerte. O una pelea a navajazos que le dejó 93 puntos en la cabeza.

Lo rememora en el espacio es- pectral donde se desarrolla Caballo Dinero, a medio camino de hospi- tal, cárcel y purgatorio sostenido en el tiempo. Ahí confluyen, con flujo onírico y claroscuros dignos de Caravaggio, las (des)memorias de Ventura y de otros, como Vitalina, que cuenta su pesadillesco viaje de avión desde Cabo Verde en un primer plano azabache y con unos susurros imposibles de olvidar.

Hay dos puntos álgidos en esta película escultórica, plástica y sobrecogedora: el montaje musical de una colección de retratos de obreros africanos, enfrentado a las fotos de Jacob Riis de inmigrantes europeos en Nueva York a inicios del siglo XX que abren el filme, y la escena del ascensor, donde un soldado estático da voz a los demonios internos de un hombre esperando exorcismo.

Rostros, voces, luz y penumbra cincelados en un monolito fantasmal.

SINOPSIS:

Ambientada a mediados de los años 70 durante la época de la Revolución de los Claveles en Portugal, Caballo dinero centra su historia en la estancia en hospitales, las cuestiones burocráticas y el nostálgico paseo a lo largo de diversos espacios que recogen numerosos recuerdos.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: ,

GUIÓN:

PAIS: Portugal

DURACIÓN: 103 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Numax Distribución

ESTRENO: 23 de Septiembre de 2016