CRÍTICA

Buscando a Dory

7

Por
21 de junio de 2016

Con la trilogía Toy Story, Pixar demostró que, en una buena secuela lo importante no es tanto el qué (los juguetes tienen que volver a casa) sino el cómo. Cuando optaron por la estrategia contraria, el estudio entregó las peores películas de su catálogo: Cars 2 Monstruos University, radicales variaciones del género y el modelo narrativo de sus predecesoras. Buscando a Nemo resuena demasiado en Buscando a Dory, inevitable spin-off de aquel desmemoriado pero entrañable pez que se quedó en la memoria colectiva. Pero no se dejen engañar, porque su originalidad radica en su ejecución: un ritmo frenético, un guión cargado de detalles, un diseño brillante, unos golpes emocionales estratégicamente colocados y una galería de nuevos personajes que componen todo un diván marino e incluyen a un pulpo misántropo, una beluga hipocondríaca o unos leones marinos pasivo-agresivos. Algunos giros de guión demasiado bien colocados revelan el uso de plantilla, algo demasiado evidente en los últimos títulos de la factoría de genios, pero el conjunto funciona como un reloj.

Tras un prólogo que amplifica los miedos con los que jugaba Buscando a Nemo, al presentar la incertidumbre de los padres de Dory ante el futuro de su hija discapacitada, el filme arranca lento y atraviesa un déjà vú del que sale cuando llega al centro de ocio marino, en un crescendo que culmina con un clímax tan trepidante como el de Toy Story 2 en el aeropuerto. Por el camino, sus creadores van disolviendo grandes cantidades de filosofía pixariana (sobre la aceptación y el potencial “del diferente”) en un mar que coquetea peligrosamente con el fotorrealismo, pero que deja magistrales lecciones de slapstick animado como las del pulpo. Pixar no decepciona pero nos hace añorar las películas originales de la edad dorada a la que puso fin Cars 2.

Dory nos recuerda lo buena que era 'Buscando a Nemo' mientras Pixar empieza a olvidar cómo hacer pelis originales.

SINOPSIS:

'Buscando a Dory' arranca seis meses después de la primera película, Buscando a Nemo. Dory vive apaciblemente junto a los demás peces payaso. Después de un viaje con Nemo para ver cómo migran las mantarrayas de vuelta a casa, su problema de memoria hará que Dory se pierda y tenga que emprender una aventura para intentar encontrar a su familia y su hogar.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: , ,

DIRECTOR:

REPARTO:

GUIÓN:

PAIS: EE UU

DURACIÓN: 119 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA:

ESTRENO: 22 de Junio de 2016

‘Rogue One’ ya es la película más taquillera de las Navidades

La operación de Disney-Lucasfilm ha necesitado de sólo tres semanas para convertirse en el segundo título más taquillero de 2016 en EE UU

‘Buscando a Dory’ supera los mil millones de dólares

La secuela de 'Buscando a Nemo' se consolida como uno de los mayores éxitos de Pixar sobrepasando la barrera de los mil millones de dólares en recaudación mundial.

Vídeo del día: Woody y Dory, juntos en el crossover definitivo

Bueno, ellos no, más bien sus voces, la de Tom Hanks y la de Ellen Degeneres.

El cine de 2016 es una animalada

Mientras las noticias se ponen más y más oscuras, el público estadounidense (y mundial) se refugia en el cine de animación con criaturitas parlantes