CRÍTICA

Bone Tomahawk

7

Por
15 de febrero de 2016

Empieza con cámara al hombro este western de alma clásica, espíritu de pastiche y más que notable personalidad autoral. Su director coloca siempre el objetivo donde toca, para retratar la animalidad de un relato salvaje, de unos personajes brutales y abruptos. Es fácil nombrar a Peckinpah pero en absoluto es baladí ni caprichoso. El sheriff, el forastero, la chica, el viejo… una panda de parias sin nada a lo que agarrarse para continuar viviendo. Máxime cuando se enfrentan a una tribu de caníbales que acechan en la oscuridad. Cuento simbólico, parábola sobre el miedo y los fantasmas, bizarro ejercicio de estilo. Cuadran bien los adjetivos de la exageración con esta historia abrupta y poética, dialogada con tino artesanal y mirada elevada. Una rareza. Un hallazgo.

Un western atravesado por las flechas de un cuento de terror.

SINOPSIS:

a llegada de un forastero a Bright Hope despierta las sospechas del sheriff, que detiene al extraño después de una disputa. Una bella mujer, cuyo marido está en cama con una pierna rota, cuida del preso, hasta que, una noche, los dos desaparecen. La única pista es una flecha que parece pertenecer a una tribu de caníbales, un elemento que convierte este western con un reparto de aúpa en una exquisita cinta de terror.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: , ,

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN:

PAIS: Estados Unidos

DURACIÓN: 132

EDAD RECOMENDADA: na

DISTRIBUIDORA: La Aventura Audiovisual

ESTRENO: 11 de Marzo de 2016