CRÍTICA

Bloodshot

4

Por
06 de marzo de 2020

He aquí un bonito y robusto ejemplar de cine de extrarradio, diseñado para su uso y disfrute en salas con pantalla del tamaño de una carpa de circo y con sistema de sonido capaz de espantar a un rebaño de búfalos. La película en cuestión se basa en un celebrado cómic de Valiant, aunque también podría haber sido algún tebeo de Tete Cohete, ya que las explosiones, los pepinazos y el estallido de huesos triturados son constantes; eso sí, sazonados con una capa de ciencia-ficción especulativa (faceta en la que su director tiene experiencia gracias a Love, Death + Robots) y diversos mitos de ayer y hoy (Prometeo, Lázaro y el botón F5) para que el conjunto quede más aparente.

El protagonismo recae muy convenientemente en Vin Diesel que, en la piel y ferretería fina de un súpersoldado androide al que reescriben la memoria a golpe de clic, despliega el mismo talento interpretativo que un cortaúñas con voz de afectado por coronavirus. Le acompaña como doctor Frankenstein de turno Guy Pearce, quien aporta algo de miga a un conjunto bastante perezoso y farragoso, aunque algunas escenas de acción (sobre todo la última, por las alturas y con más patas que un crustáceo) luzcan resultonas. En suma, un paso más para la igualdad entre hombre y máquina, aunque no tanto para la igualdad de género.

Estrépito nanotecnológico que hará las delicias de los fans del género, que son legión.

SINOPSIS:

Ray Garrison (Vin Diesel) da vida al reconocido personaje de cómics de Valiant Bloodshot. Tras sufrir un accidente, este es resucitado por la compañia Rising Spirit Technologies a través de la nanotecnología. Cuando comienza a curarse, Ray intenta volver a su vida de antes y recuperar sus recuerdos. Pero todo ha cambiado...

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: ,

GUIÓN: ,

PAIS: Estados Unidos

DURACIÓN: 110 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Somy

ESTRENO: 06 de Marzo de 2020