CRÍTICA

Black Coal

7

Por
15 de septiembre de 2014

El director de Black Coal no pudo haber visto True Detective antes de imaginar su película. Pero nosotros sí. La devoramos. Y ahora creemos ver esa serie en todas partes. Por los dos policías. Por los asesinatos misteriosos sin resolver. Por los paisajes opresivos. Craso error: estamos atrapados sin duda por el poderoso influjo de la obsesión. La nuestra al imaginarnos que hay un Rust Cohle y un Marty Hart detrás de cada policíaco, vale, pero sobre todo la del protagonista principal de este thriller chino de pocas palabras zurcido a golpe de imágenes como cepos, que atrapan y evocan un dolor de cabeza de día nublado al mismo tiempo, sin una sola estampa que pueda asociarse ni de lejos a la belleza. Ni falta que hace.

Esto es China, una China popular que cada día se parece más a los Balcanes siempre a punto de estallar de Goran Paskaljevic; y en la que la inmensa capacidad de atracción del mal se ha unido definitivamente al arma de seducción definitiva: el caos, el lumpen, la fealdad. Algo parecido a lo que seguramente pensaron los miembros del Jurado del Festival de Berlín al escoger este filme de Diao Yi’nan justo en el certamen que será recordado por la película de Richard Linklater. En el año Boyhood, esta peleona Black Coal, Thin Ice (Carbón negro, hielo fino), hermanada con las historias cruzadas de la reciente Un toque de violencia, fue no sólo capaz de llevarse el Oso de Oro de Berlín, sino de dejar un buen puñado de impactos: los de un país en el que una investigación se cubre escupiendo pepitas de sandía, donde un caballo queda aparcado en dependencias oficiales y donde los autobuses se han convertido en asquerosos restaurantes varados donde puedes sorber tallarines y encontrar efervescentes pruebas de mutilaciones. Brillante. En paralelo a esa tan adictiva como perra obsesión de un policía por un tándem mujer-crimen del pasado que sigue proyectando su impronta años más tarde, está el peso de la tradición cinematográfica del noir modernizado, de frenesí hitchcockiano tardío, ése que nació del cine negro clásico y le añadió el tempo, el sexo y el crimen actualizado. Con su femme fatale de libro (“quien sale con ella, muere”), sus sombras y su íntima conexión entre asesino y detective, patinando juntos de la mano en dirección a la derrota inexorable de la virtud.

Thriller incómodo, pastoso y brillante, empeñado en convencernos de que lo feo es bello.

SINOPSIS:

Ninguna historia es puramente ficticia. Cuando se escribe un guion, inevitablemente salen a la superficie fragmentos de la vida real. En la actualidad, en China suceden multitud de cosas, historias a veces tan absurdas que es difícil creer que sean ciertas, hechos que costaría imaginar en una película o un libro. Y, sin embargo, son estas historias absurdas y surrealistas las que contribuyen en ocasiones a la autenticidad a la que aspiran muchos artistas en su obra. Este fenómeno es tan atractivo como fascinante. Abre posibilidades infinitas.

Black Coal

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN:

PAIS: China

DURACIÓN: 106

EDAD RECOMENDADA: na

DISTRIBUIDORA: Surtsey Films

ESTRENO: 26 de Septiembre de 2014