CRÍTICA

Bienvenida a Montparnasse

7

Por
30 de octubre de 2018

El viaje iniciático como experiencia cinematográfica puede seguir resultando estimulante para el espectador, pero también repetitivo de tantas veces que hemos visto al protagonista de turno tratando de reescribir su historia. El desamor como detonante de estos cambios de rumbo es igual de recurrente.

Sin embargo, y pese a contar con todos estos clichés, Bienvenida a Montparnasse no produce la sensación de estar viendo Come, reza, ama por enésima vez. Al contrario, el debut de Léonor Serraille es un soplo de aire fresco en ese cine de amores frustrados y búsquedas de uno mismo tan encorsetado. Un viaje agitado y tragicómico por las calles de un París desconocido (¡no vemos la Torre Eiffel ni una vez!), casi sucio, entre vagones de metro, baños destartalados y buhardillas desordenadas. Ese París que tan bien refleja la montaña rusa emocional por la que acompañamos a Paula, una treintañera que busca su lugar en el mundo tras una decepción amorosa. Laetitia Dosch, brillantemente feroz, consigue insuflar veracidad a un personaje que podría pecar fácilmente de excesivo y cansino.

Bienvenida a Montparnasse es una historia de reconciliación: la de Paula consigo misma, y la del espectador con los personajes en pleno autodescubrimiento. ¿Quién iba a pensar que una heroína de eyeliner torcido nos sorprendería?

Loca, caótica y hechizante. Como tu primera visita a París.

SINOPSIS:

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: , , , ,

GUIÓN:

PAIS: Francia, Bélgica

DURACIÓN: 97 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: La Aventura

ESTRENO: 09 de Noviembre de 2018