CRÍTICA

Biagio

6

Por
25 de julio de 2016

“Hacer una película que ayude a la gente a ser feliz”. Tarea suprema, obra quimérica en la que se embarca el rol colateral de este filme, un cineasta tras los pasos de Biagio, protagonista de esta aventura espiritual y personaje real palermitano que rompió con su vida y fundó una congregación para ayudar a pobres y refugiados. Partiendo de la sencillez del paisaje y del paisanaje, una fórmula que ha resultado clave en el desarrollo histórico y artístico del arte cinematográfico desde sus orígenes, las imágenes de Pasquale Scimeca, realizador siciliano experimentado, siempre alrededor de un humanismo comprometido de lo político a lo social, revelan el salto a un peregrinaje que no se queda sólo en lo contemplativo sino que busca (demasiadas) respuestas. Al tratar de dar el salto de lo ascético a lo motivacional, un paso a la acción en el que no se logra transmitir la plenitud del propio Biagio, el filme cae en el materialismo que rechaza este Francisco de Asís de la modernidad. En cuanto quiere servir para algo, la propuesta se tambalea. 100 minutos de cine no resolverán nuestras cuitas. Sin embargo, cuando muestra el camino desnudo, la película encuentra un aire neorrealista para acompañarnos en nuestra inquietud vital. Si la película inspira o no, es un éxito íntimo de cada espectador del que no puede depender el análisis cinematográfico. Los caminos hacia la gran belleza, como bien demostró Sorrentino, no siempre son tan rectos como los de Biagio.

El cine no da todas las respuestas, pero acompaña en el camino.

SINOPSIS:

Biografía de Biagio Conte, un hombre que decidió vivir alejado del materialismo y la sociedad, como un ermitaño.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN:

PAIS: Italia

DURACIÓN: 100 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Karma

ESTRENO: 12 de Agosto de 2016