CRÍTICA

Balada triste de trompeta

7

Por
17 de diciembre de 2010

DICE ÁLEX DE LA IGLESIA que esta película es un intento de exorcizar el demonio del dolor, la rabia y la envidia que ha guardado siempre en su interior por una herida pasada de la que no tenía la culpa, ni él, ni la mayoría de nosotros. Por eso esta Balada triste de trompeta está llena de Álex de la Iglesia, de sus tripas, de sus anteriores filmes, de su pasión por el cine, de su obsesión por  Hitchcock y por tensar tanto la cuerda de lo grotesco y lo violento que lleva a sus personajes y la  historia a tambalearse como funámbulos cruzando de un edificio a otro… pero sin red sobre la que caer seguros. Será por la crisis de los 40, porque se siente seguro arriba, como cabeza visible del cine español, o simplemente porque le dio la gana, pero este señor de Bilbao se arriesgó a pasar de los convencionalismos (en el mejor sentido) en los que había caído últimamente para volver a su cine bruto de hace 15 años, ése que quizá no es apto para todos los públicos, aunque debería serlo.

Recoge De la Iglesia ese espíritu de El día de la bestia, pero madurado, con tres personajes que han pasado los límites de la cordura y que, de hecho, cada vez la ven más lejos porque están cegados por la venganza, comidos por el odio y la amargura. Como estaba España en el año 73. Carlos Areces se descubre, de payaso triste, como un posible gran actor (a pesar de ciertas reminiscencias chanantes), y convence convertido en ese bufón obispo incapaz de soltar la metralleta. De Antonio de la Torre ya lo sabíamos, pero vuelve a amedrentarnos esta vez como un payaso maltratador, crecido en su poder de provocar miedo en los demás, sobre todo, en la chica (acrobática Carolina Bang), uno de los mejores personajes femeninos de Álex de la Iglesia, aunque su ambigüedad  masoquista resulte demasiado desagradable a veces.  Pero ahí está el empeño del director, el juego que establece con el espectador, provocándole pena, asco y risa en una misma escena para despertarle del letargo. Nadie se queda indiferente con los gemidos de Raphael cantando La balada de la trompeta, eso es seguro.

Tampoco el ritmo vertiginoso de la película deja respirar. Pero hay que resumir 40 años de circo español. Y son muchos años. La Guerra Civil está mejor retratada que nunca en sólo un par de escenas: un genial Fofito entristecido y la imagen de ese payaso tonto vestido de niña cortando
cabezas a machetazos
. Y esos títulos de crédito… Suficiente como para olvidar que quizá las  prisas le jugaron alguna mala pasada. En cualquier caso, como sus personajes, Álex de la Iglesia se ha puesto al borde del abismo para enfrentarse a sus miedos. Y les ha vencido. Exorcismo
completado.

IRENE CRESPO

SINOPSIS:

Dos payasos (Antonio de la Torre y Carlos Areces) luchan por el amor de una trapecista (Carolina Bang) en plenos estertores de la dictadura franquista.

Balada triste de trompeta

Comedia / España / 2010 / Dir: Álex de la Iglesia / Reparto: Antonio de la Torre, Carlos Areces, Santiago Segura, Carolina Bang, Raúl Arévalo, Terele Pavez / Guión: Álex de la Iglesia

ESTRENO: 17 de Diciembre de 2010

ETIQUETAS:

[SEFF 2017] Algo muy gordo pasa en Sevilla

Berto Romero la lía en la segunda jornada del festival de cine europeo

Coria del Río contra ‘Cuerpo de élite’

Una frase del personaje de María León pone al municipio sevillano en pie de guerra contra la película.

‘Cuerpo de élite: Misión Palomares’ comienza su rodaje

La película española de espías que todos esperábamos ya está en marcha, con María León, Jordi Sánchez y Carlos Areces en el reparto.

Este es el reparto de ‘Anacleto, agente secreto’

Imanol Arias y Quim Gutiérrez protagonizarán la adaptación del cómic de Vázquez, a la que también se suman Oona Chaplin, Rossy de Palma, Berto Romero y Carlos Areces. Por CINEMANÍA