CRÍTICA

Angry Birds 2: La película

7

Por
20 de agosto de 2019

Si algo ha definido siempre a Sony Animation es su rechazo total a ceñirse a un estilo. En una época en la que Disney/Pixar gobierna el cine animado mediante un patrón estético y narrativo marcadísimo y equipos creativos que supervisan toda obra, ellos se niegan a día de hoy a seguir sus pasos. En teoría, esto permite a sus proyectos ser polos opuestos que dan rienda suelta a sus artistas – en práctica, la ausencia de pautas establecidas por genuinas figuras creativas da más peso a la influencia ejecutiva, con resultados tan poco estimulantes como Emoji o Se Armó el Belén.

Pero al fin, y tras varios cambios, han empezado a sacarle partido a su meta inicial. La extraordinaria Spider-Man: Un Nuevo Universo abrió una segunda era tanto ante su audiencia como de forma interna, y sus futuros proyectos prometen llevarla al límite. Angry Birds 2, heredada de otro estudio, se lee a menudo como una película de transición – pero su mayor baza, incorporar en la dirección a una leyenda de la animación televisiva como Thurop Van Orman, juega a su favor en todo momento. Su primer acto es un lastre de la original que amenaza con impedirle crearse una identidad propia, pero en el momento exacto en el que Orman la convierte en heist movie, su impecable ritmo cómico e hilarantes set-pieces constantes le otorgan, una y otra vez, la capacidad de abandonar el nido de su predecesora y volar.

Una divertidísima mejora constante sobre la original.

SINOPSIS:

Los reconocidos pájaros y cerdos regresan una vez más a la gran pantalla. En esta ocasión, Zeta es una villan llegada de su isla helada en la búsqueda de un sitio más placentero donde vivir. Esto dificultará la vida a Red, Chuck, Bomb, Leonard y cía, que tendrán que enfrentarse a esta nueva situación.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR: ,

REPARTO:

GUIÓN: , ,

PAIS: Estados Unidos

DURACIÓN: 96 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Sony Pictures España

ESTRENO: 23 de Agosto de 2019