CRÍTICA

Amarás al prójimo

4

Por
09 de septiembre de 2014

La grandeza del cine de Werner Herzog es que, tanto en la ficción como en el documental, filma lo más abyecto y lo más bello con una naturalidad pasmosa. De este modo, cualquier frialdad desaparece, se derrumban todas las paredes ante la cámara. Pensé en ello viendo Amarás al prójimo, hosco drama sobre los laberintos mentales de un cura con crisis de personalidad sexual que dirige un centro para jóvenes problemáticos. Szumowska filma con buen tino visual e insólitos retazos de luminosidad, intenta rehuir lo mostrenco pero, en el afán por retratar la complejidad extrema de sus personajes, se recrea quizás demasiado en lo tétrico, en un evidente barniz de morbosidad. Pero en realidad lo malo es que la vida atormentada del protagonista esconde un interés bastante limitado.

Atractiva de inicio, se va recluyendo en una frialdad sin gancho.

SINOPSIS:

Adam ejerce el sacerdocio en la Polonia rural, trabaja ayudando a jóvenes inadaptados con problemas de conducta. Es muy querido y respetado por la comunidad, nadie sospecha que el padre Adam guarda un secreto. Cree que allí sus más íntimos deseos pueden reprimirse sin problema, hasta que conoce a Lukasz y toda su fortaleza se viene abajo. Es entonces cuando las sospechas de los miembros de la comunidad se ven confirmadas y el padre Adam se convertirá en su peor enemigo.

Amarás al prójimo

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN: ,

PAIS: Polonia

DURACIÓN: 102

EDAD RECOMENDADA: na

DISTRIBUIDORA: Abordar Distribución

ESTRENO: 10 de Octubre de 2014