CRÍTICA

Abou Leila

8

Por
25 de agosto de 2020

Durante la primera hora de su ópera prima, el cineasta Amin Sidi-Boumédiène muestra al espectador una invitación escrita con la caligrafía del thriller. La acción se sitúa en Argelia, a mediados de la década de los 90, con el país sumido en una crisis violenta y enfrentado a la cotidianidad de los atentados. En este contexto, dos hombres inician un viaje por el desierto para encontrar al terrorista que da nombre al filme, premiado en Las Nuevas Olas en Sevilla y en el D’A de Barcelona. Pero lo que en principio es una road movie, con el supuesto motivo de la venganza como vector esencial de su fuerza, comienza poco a poco a tornarse en un viaje de pesadilla.

La película se pliega en su punto medio para huir de sus postulados genéricos, a la vez que se precipita hacia un territorio inhóspito, como lo es el propio desierto por el que transitan sus protagonistas, en el que solo rigen las reglas de lo onírico y donde el surrealismo se impone frente a la narración lineal. Con estas credenciales tan audaces, sin miedo a partir su película a la mitad hasta asomar la cámara al vacío, el director debutante obtiene un cúmulo de imágenes hipnóticas gracias a la fotografía de Kaname Onoyama. En ellas encuentra el pasaporte para las transiciones entre ficción y realidad que cubren al filme con tintes de pesadilla. Un viaje al infierno interior que apunta a la reflexión sobre los orígenes de la violencia y sus consecuencias.

Brillante debut que esquiva los límites entre representación y pesadilla.

SINOPSIS:

Argelia, 1994. Dos amigos de la infancia se cruzan en pleno en desierto en la búsqueda de Abou Leila, un terrorista muy peligroso. A medida que se alejan de la ciudad, todo será cada vez más extraño y la realidad irá cediendo paso a la violencia.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: , , ,

GUIÓN:

PAIS: Argelia

DURACIÓN: 135 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Flamingo Films

ESTRENO: 26 de Agosto de 2020