CRÍTICA

A la sombra de Kennedy

3

Por
02 de noviembre de 2018

En Jackie (2016), Pablo Larraín filma a todos los personajes que se mueven alrededor de la viuda de Kennedy como si fueran fantasmas. Fantasmas con vida, otros del pasado y algunos que se proyectan amenazantes sobre el futuro, de una manera casi shakesperiana. Uno de esos espectros, según la magistral concepción narrativa del director chileno, era Lyndon B. Johnson, vicepresidente en el momento del magnicidio de Texas y que se convirtió desde ese día en el trigésimo sexto presidente de EEUU. En A la sombra de Kennedy, Rob Reiner enfrenta a algunos de esos fantasmas que concibió Larraín en la realidad y en un contexto muy reconocible. En la secuencia de apertura de la película, LBJ, como se le conocía de manera popular y como se titula originalmente el film, da la bienvenida en Texas, el 22 de noviembre de 1963, al matrimonio presidencial mientras la multitud los aclama. Pero no son reflejos borrosos de la historia, como en el caso de Larraín. Reiner decide asumir la vía figurativa, eliminando cualquier rastro de abstracción. Se trata de indagar en la psicología de un personaje -con un carácter duro y, sin embargo, abierto a la contradicción- a través de un relato de marcado carácter historicista y basado en el tour de force interpretativo de Woody Harrelson.

El hecho de centrarse en la trayectoria de Lyndon B. Jonhson antes de llegar a la Casa Blanca, supone un notable intento narrativo para contextualizar al personaje frente a su némesis política, con la que luego compartiría gobierno. Pero Reiner se queda ahí, en la intención biográfica más literaria. No deja que los fantasmas salgan del cuerpo de sus personajes, lo atraviesen o se materialicen en forma de conciencia y contraposición. Aquí lo físico y lo verbal prima sobre lo analítico. Esto acaba por situar al film en la categoría de biopic convencional. Muy lejos de la maestría de Larraín, pero también de la apasionante verborrea fílmica y analítica de Oliver Stone en JFK (1991), película con la que solo comparte similitudes en su título original y en el contexto histórico. Y ahí se queda el espectador, muy lejos de atisbar la inquietante presencia de los espectros en el cine.

Retrato biográfico que trata de huir de los lugares comunes del biopic, para acabar cayendo en todos ellos por pura inercia.

SINOPSIS:

22 de noviembre de 1963, después de producirse el dramático asesinato de John F. Kennedy, el demócrata Lyndon B. Johnson asume el cargo de Presidente de los Estados Unidos. El hasta entonces senador y después vicepresidente se haría cargo de dirigir la Casa Blanca entre los años 1963 y 1969, en una época convulsa y de muchos cambios. Su principal objetivo iba a ser aprobar la Ley de Derechos Civiles de 1964, una ley que prohibió la discriminación racial en establecimientos públicos y en cualquier negocio o institución que recibiera fondos federales.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO: , ,

GUIÓN:

PAIS: EE. UU.

DURACIÓN: 98 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Festival Films

ESTRENO: 23 de Noviembre de 2018

En marcha el biopic de Lemmy Kilmister, líder de Mötorhead

El famoso músico y compositor británico murió a finales de 2015 con una carrera llena de canciones icónicas como 'Ace of Spades'.

‘Respect’: Jennifer Hudson es Aretha Franklin en el teaser del nuevo biopic

La película está dirigida por Liesl Tommy y en su reparto también encontramos a Forest Whitaker, Marlon Wayans y Marc Maron, entre otros.

El productor de ‘Bohemian Rhapsody’ prepara un biopic de Michael Jackson

La duda está en si lo veremos antes o después de la película protagonizada por el chimpancé de esta estrella del pop, llamado 'Bubbles'.

Steven Spielberg producirá una película sobre los Bee Gees

Al frente del sorprendente proyecto también se encuentran los productores de 'Bohemian Rhapsody' y 'Rocketman', ya expertos en el tema musical.