CRÍTICA

7500

7

Por
17 de junio de 2020

Otra película de atentado terrorista en un avión. Obviando los prejuicios por esa sinopsis sobre un subgénero que creíamos superado, Patrick Vollrath consigue imprimir cierta frescura al tema. Al menos, técnica y narrativamente hablando. Siguiendo el estilo que ya planteó en su premiado corto (Everything Will Be Okay), el cineasta escribió una idea, un tratamiento y dejó los diálogos y los movimientos de cámara a la improvisación de sus actores y operador y director de fotografía. Vollrath dice acción y rueda cada escena durante unos 30 minutos, dejando hacer. El resultado transmite el realismo y naturalidad buscados incluso en una película cuyo concepto ya nos suena.

La otra novedad es reducir la acción a la cabina de los pilotos, una cabina real, un espacio minúsculo, cuya única forma de relación con el exterior es una cámara al pasillo del avión. Vollrath va dejando pistas para ir aumentando la tensión que alcanza su punto álgido cuando Joseph Gordon-Levitt, un muy creíble copiloto, está solo con su dilema en esa cabina, intentando aterrizar el avión de emergencia, no sucumbiendo a las amenazas y tampoco a la violencia. “El ojo por ojo deja al mundo ciego” es la frase con la que Vollrath arranca el filme, una explícita declaración de intenciones para hablar de la violencia intrínseca de esta sociedad en la que los malos también pueden ser buenos y viceversa.

Una premisa vista en un espacio y con una tensión inesperadas.

SINOPSIS:

Tobias es el copiloto de un avión secuestrado que se convertirá en un negociador improvisado con los terroristas. Desde la cabina sellada, este tendrá que enfrentarse a algunas de las decisiones más difíciles de su vida, ante el asesinato de uno de los pasajeros y las amenazas constantes hacia los demás.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO: ,

DIRECTOR:

REPARTO:

GUIÓN:

PAIS: Alemania

DURACIÓN: 92 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: Amazon Prime Video

ESTRENO: 19 de Junio de 2020