CRÍTICA

13 minutos para matar a Hitler

7

Por
29 de febrero de 2016

Retoma el éxito de El hundimiento Oliver Hirschbiegel, y vuelve a filmar en Alemania, tras una década de romerías por Hollywood y Reino Unido, con éxito desigual. Alentado por la historia de Georg Elser, el carpintero suabo que atentó contra Hitler en los prolegómenos de la 2ª Guerra Mundial, y asistido por la destacada directora de fotografía Judith Kaufmann, el realizador germano ofrece un retrato de época impoluto y bastante más luminoso que el de los últimos días del Tercer Reich, a pesar de que la historia se cuenta desde una comisaría de la Gestapo. Las torturas se muestran, pero no son las de El crimen de Cuenca, afortunadamente: en la mirada prevalece el énfasis en el triunfo de la voluntad de este héroe solitario que hasta el momento de su muerte tuvo la consideración de “prisionero especial” (Hitler pensaba que Elser no era más que el cabeza de turco de una conspiración), y que con su resistencia incluso fue capaz de persuadir a uno de sus carceleros, el inspector de policía Arthur Nebe, para que este se involucrara años después en la Operación Valquiria (llevada al cine por Bryan Singer y Tom Cruise). Al frente del oportuno reparto, el espectador reconocerá a Christian Friedel, el profesor de escuela que en La cinta blanca, de Michael Haneke, relataba aquellos sucesos tan extraordinarios como terribles. Los de 13 minutos para matar a Hitler están documentados, además.

Hirschbiegel filma con precisión un suceso de la Historia que no fue.

SINOPSIS:

Es la impresionante historia sobre George Elser, el carpintero de la resistencia que intentó asesinar a Hitler en Munich el 8 de noviembre de 1939. Por solo 13 minutos de diferencia, si el Führer no hubiese abandonado su podio antes de lo previsto, podría haber cambiado la historia.

FICHA TÉCNICA

GÉNERO:

DIRECTOR:

REPARTO: ,

GUIÓN: ,

PAIS: Alemania

DURACIÓN: 114 min.

EDAD RECOMENDADA:

DISTRIBUIDORA: A Contracorriente

ESTRENO: 04 de Marzo de 2016