Crítico de mierda

‘Street Fighter’ de los chinos (y de los coreanos)

Por
17 de julio de 2015

ETIQUETAS:

  • La Comic-Con de San Diego fue el escenario elegido para dar noticiones sobre el próximo Street Fighter V, tales como la aparición de Ken. Es un motivo tan válido como cualquier otro para repasar las versiones cinematográficas del videojuego que marcó época a principios de los 90.

    En realidad, cualquiera de los largometrajes realizados valen perfectamente para esta humilde columna. OK, la peli de anime aquella los trataba de manera respetuosa y era muy épica, pero las otros cuatro films varían entre la muestra de caradura y la mediocridad más absoluta.

    ¿He dicho cuatro? Claro que sí. Todos hemos visto y hasta disfrutado del divertido tebeo que perpetró Steven DeSouza con Van Damme, que es mejor película de G.I. Joe que de Street Fighter. Más mediocre resultó aquello de La leyenda de Chun Li, que tratando de tomarse muy en serio el material original, terminaba por ser aburrida y acomplejada.

    02

    ¿Y las otras dos? Pues como os podéis imaginar, no se trata de material autorizado por Capcom, ni mucho menos. Ambas vienen de Asia, ambas son no oficiales y ambas prefieren tomarse a cuchufleta el videojuego y sus personajes para armar con ellas.

    Future Cops es un buen ejemplo de como era el cine de Hong Kong allá por 1993: sin complejos, rebosante de energía y dispuesta a acumular cuantas más ideas locas mejor. El zumbao de Wong Jing, que había visto que el juego era tremendamente popular en la juventud, tuvo una ideaca: infiltrar a los luchadores en un instituto, haciéndose pasar por estudiantes. Terminator meets Nuevos Policías.

    El libreto final era acojonante: en un futuro cercano, Ken, Sagat, Honda y Bison son unos malvados perseguidos por la ley, y condenados por un combativo juez. Para evitar su destino, deciden viajar al pasado, a la época en la que el juez era un adolescente, y asesinarle para evitar su futura condena. Los “policías del futuro”, Ryu, Vega, Guile y Dhalsim tendrán que encontrar al juez y protegerle constantemente, incluido en el instituto, donde se harán pasar por estudiantes.

    Sfighter

    Durante el camino, veremos como uno de los profesores se convierte en un Blanka capa de transformarse en balón verde, como las chicas se transforman en sendas versiones de Chun-Li por que sí y como, finalmente, Ryu se transforma en Son Goku para derrotar a Bison. Todo esto mientras les vemos participar en olimpiadas escolares, protagonizar parodias de Ghost, ligar con colegialas y demoler coches y edificios con guerras de ayukens. El gag más inolvidable: ver como barren el suelo con el pilo de Guile. Demencial y divertidísima, es una películas de culto de las que hacían afición. Sencillamente, no había nada igual en el mundo, y aún hoy sigue siendo un locurón divertidísimo.

    04

    La otra alternativa nos viene de Corea del Sur. Quizá os acordéis aún de aquel “Tron coreano” del que hablamos: de nuevo hablamos de una película de antianimación, puesto que los surcoreanos se hicieron famosos entre niños y fans de la animación por a pobrísima calidad de sus films y el morro que le echaban a la hora de plagiar animes nipones.

    Así, tras décadas de copiar a Mazinger, Comando G o Transformers, es casi norma que ellos se cascaran su propia película de animación Street Fighter, y que les quedara una cosa marcianísima y sin pies ni cabeza. Y por lo tanto de inevitable visionado para nuestros lectores: la película salió a modo de OVA, directamente en vídeo.

    El que se espere un anime poochie, repleto de ataques de flipado y rock de saldo (como el japonés) que se vaya olvidando. Aquí los personajes son cabezones y gilipollas, las artes marciales, de chufla, y la música, malrrollera y más digna de un largo de violación y venganza. El resultado es un cruce entre Chicho Terremoto, el torneo de las artes marciales de Son Goku y un tebeo de Mortadelo. Todo ello con una animación que es lo mínimo que se despacha: los trucos de la animación limitada son repetidos hasta la saciedad. A destacar unas interminables fichas de cada personaje, dedicadas a rellenar el mayor número de metraje posible.

    05

    Geori-eui Mubeopja, que así se llamaba, era un telefilm post-apocalíptico, en un futuro a pesar de las catástrofes cataclísimicas, siguen existiendo los salones recreativos y la peña sigue a tope con os juegos de lucha. Allí conoceremos a Ryu y Ken, dos infelices que tienen que salvar al mundo y vengar a su maestro. Los que se quejaban porque en el film americano la pareja eran contrabandistas, tendrían una embolia cerebral viendo esto: son una pareja absolutamente ridícula y miserable, cobarde y pésimos luchadores. Imaginad a Pajares y Esteso con los uniformes de kárate y os haréis una idea.

    06

    Además, se ve que eso de los “luchadores callejeros” no les mola tanto a los coreanos, porque la mayor parte del film transcurre en un bosque. Un bosque porque el que Ryu y Ken van dando vueltas y encontrándose a algunos de los otros luchadores: Blanka (que cambia la jungla por los bosques coreanos), . Tras un rato haciendo el gilipollas y pegándose, van a un castillo donde se topan con Bison y sus secuaces, se zurran un rato, visitan un paraje postapocalíptico y pa’casa.

    07

    A todo esto: personajes como Sagat, Balrog, Zangief ni aparecen, y Honda y Vega solo lo hacen durante unos segundos. A cambio tenemos cameos de un montón de personajes que estaban convertidos en piedra en el castillo del malo: Drácula, Frankenstein, Terminator, Lawrence de Arabia y… APRIL O’NEIL de las Tortugas Ninja. Porque sí, porque todo vale a la hora de hacer el gilipollas.

    asiantrash

    Vamos: que aunque es un disparate, es de obligada versión para los fans de los juegos y de la infraanimación. La buena noticia: las dos películas están disponibles en DVD en nuestro mercado, y las podéis comprar por la web de Asian Extreme Cinema. Cuidadín que hay pocas.

    Para otra ocasión (por ejemplo, cuando aparezca el juego), nos dejamos con la también muy lamentable versión en imagen real que de nuevo, realizó una productora coreana sobre estos mismos personajes, interpretados en su integridad por asiáticos: incluso Balrog, que era negro. Lo de Los 4 Fantásticos y sus cambios de raza no es tan raro, como veis.

    Aunque alguna fuentes afirman que es una serie de televisión, viendo los vídeos parece que se trata más de un largometraje o especial televisivo, seguramente perpetrado por algún grupo de humoristas: Ken nos recuerda por momentos al feo de los Calatrava. Los más puristas la defienden como “la adaptación más fiel”, lo que significa que hay un montón de personajes vestidos de mamarracho y poniendo caras muy serias, a pesar llevar pelucas de colores y maquillaje ridículo. Pero las hostias molan, cuidao. Aunque ya sabéis que Crítico de mierda es un blog sobre cine, podemos hacer un excepción con Street Fighter. Se lo debemos al adolescente flipao que fuimos un día.

    Así se convirtió a películas en videojuegos olvidados de los 90

    Cinco videojuegos que en los años noventa intentaron adaptar películas y que no salieron muy bien...

    ‘Street Fighter’ en blanco y negro se convierte en una obra maestra

    Unos aficionados pasan 'Street Fighter: La última batalla' a blanco y negro y alucinan

    Jon Bernthal puede ser el protagonista de cualquier videojuego

    El incombustible BossLogic imagina a Jon Bernthal como el protagonista de 'Metal Gear Solid' y como varios luchadores de la franquicia 'Street Fighter'

    ¿Has visto todos los “easter eggs” del tráiler de ‘Ready Player One’?

    La nueva película de Spielberg, la esperada 'Ready Player One', llega dispuesta a batir todos los récords de citas y homenajes de la historia del cine