Fútbol y cine

El ‘You’ll Never Walk Alone’ del cine y la película de Gerry and The Pacemakers

Por
02 de junio de 2019

“Let’s Talk About Six”, ha dicho Jürgen Klopp al término de la Final de la Champions League 2019/2020, con la sexta Copa de Europa del Liverpool en el zurrón después de ganar 2-0 al Tottenham Hotspur de Mauricio Pochettino. Pero su broma, lejos de acercarnos al temazo noventero de las Salt-N-Peppa, Let’s Talk About Sex, sigue incitándonos a indagar en el vínculo del club rojo de Liverpool con el himno que su afición (y medio mundo con ella) corea cada vez que salta al terreno de juego de Anfield y que también es cantado a capella en los grandes festejos del club. El You’ll Never Walk Alone volvió a sonar ayer en plena noche madrileña, en el nuevo estadio Metropolitano.

Sabido es que el himno oficioso del Liverpool F. C., una clásica canción del grupo popero Gerry and The Pacemakers, tiene su origen en un tema del musical de Broadway (y después del West End londinense, donde cogió aire para terminar triunfando a orillas del río Mersey), Carousel (1945),con letra y música de Rogers y Hammerstein, canción a la que estos melenudos (como los Beatles, pero no tanto) versionaron en los sesenta con éxito. Tal fue así que llegó al número 1 de las listas de éxitos musicales británicas en octubre de 1963. El tema fue calando y se hizo popular entre los aficionados al equipo red, que lo entonaron en la final de Copa de 1965 contra el Leeds United.

El musical de Broadway, que tuvo su eco en Inglaterra, acabó también convertido en película musical de Hollwood en 1956, año en el que Henry King dirigió esta historia para la gran pantalla, Carrusel es un dramón de aúpa con una joven pareja a la que la mala suerte atenaza: suicidado el marido (el actor Gordon McRae), varado en el purgatorio, regresa a la tierra para aconsejar a la hija que no pudo conocer, y así ganarse su lugar en el cielo, un poco al estilo de Clarence con sus alas en Qué bello es vivir. El tema You’ll Never Walk Alone suena, tras la muerte de Billy, así de triste y contundente para su pareja, la dulce Shirley Jones, que canta junto a Claramae Turner, contralto de ópera, voz imponente que interpretaba a la prima de la protagonista, el improbable tema que con el tiempo se ha convertido con el tiempo en el mejor himno futbolístico.

No termina ahí la relación del You’ll Never Walk Alone liverpudlian con el cine. O al menos del grupo que lo llevó hasta The Kop y aledaños de Anfield. Gerry and The Pacemakers tuvieron su película a imagen y semejanza del A Hard Day’s Night de los Beatles, de Liverpool como ellos, que se estrenó en julio de 1964. Brian Epstein, que comenzó a representar a John, Paul, George y Ringo en 1961, también estaba detrás de los Pacemakers, sería el presentador de la nueva película: en la Navidad del mismo año, y a remolque de aquello, los Pacemakers estrenaron Ferry Cross The Mersey (1964), película dirigida por Jeremy Summers, realizador que haría su carrera en la televisión inglesa.

Excusa para presentar un montón de temas musicales del grupo, las actuaciones tenían el hilo conductor del intento de esta cuadrilla de jóvenes estudiantes y avezados músicos por ganar un concurso de talentos musicales. Eso, si consiguen recuperar sus instrumentos para la gran final, que, en un enredo de comedia juvenil, terminan en el aeropuerto, a punto de perderse para siempre con destino desconocido.

Lamentablemente, pese a que el tema que les hizo famosos ya había sido número 1, You’ll Never Walk Alone no suena en la película de Gerry and The Pacemakers. Pero al año siguiente llegó a Wembley para quedarse para siempre en el alma de Anfield. Y bastante ha sonado por toda Europa desde entonces.

 

Sigue ‘Fútbol y Cine’ en TWITTER

Todos los días, a todas horas, noticias de cine y series en CINEMANÍA

 

8 películas de los Beatles que (seguramente) no has visto

Rescatamos las piezas más raras de su filmografía, de los experimentos a los 'biopics'.

10 películas horribles con bandas sonoras espléndidas

Dolor para las retinas, placer para los oídos: aunque estas películas no valgan la pena, su música se merece un lugar en cualquier 'playlist' exigente.

John Lennon y el cine

Además de un gran músico y un energúmeno de armas tomar, John Lennon era un cinéfilo que hizo sus pinitos como actor, director y productor.

Todo lo bueno de ‘Yesterday’ se lo debemos a Richard Curtis (y a los Beatles, claro)

El guion de lo nuevo de Danny Boyle está firmado por uno de los mayores talentos salidos de Gran Bretaña en las últimas décadas. Esta es su historia.