Día 0: Hoja de ruta

Las 15 películas que hay que ver en FICXixón 2010

07 de marzo de 2008

¿Qué cine se ve en Gijón? El FICXixón es un festival que hace del espíritu juvenil y la ruptura de moldes su bandera. Gracias a un intachable criterio, en el último lustro se ha metido en el bolsillo a las nuevas generaciones de cinéfilos —esas que se han formado más con YouTube y trackers como Karagarga que con los programas de mano de las filmotecas—. Aquí se mira de frente a las tendencias más audaces del cine contemporáneo, pero también habrá terrenos reconocibles: cine de concienciación social, como en Donosti; gore y cachondeo, como en Sitges; o solemnes aburrimientos, como en la Seminci. Estas son las 15 citas fijas de CINEMANÍA:

Cabezas de cartel. Con su magnífico segundo largometraje, La muerte del señor Lazarescu, Cristi Puiu se elevó como autor imprescindible y abrió la puerta a la llegada masiva de cine rumano a los festivales de toda Europa. Nos morimos de ganas de ver su nueva peli, Aurora, un relato criminal en el extrarradio de Bucarest. Otro titán del cine moderno e inédito en España es el surcoreano Hong Sang-soo; Oki’s Movie es su undécima dramedia romántica.






 

Reivención de géneros. A estas alturas, poco más se puede decir de I’m Still Here, el mockumentary de Casey Affleck que sigue a Joaquin Phoenix con look Devendra Banhart dándolo todo de after en after. El thriller australiano Animal Kingdom (David Michôd), Gran Premio del Jurado en Sundance, se ha comparado precisamente con el cine de un amigo de Phoenix, James Gray. Habrá que comprobarlo. Como lo que la cineasta Kelly Reichardt, muy querida en Gijón, entiende por un western en Meek’s Cutoff. Los amantes del slapstick gore tendremos nuestra ración con Tucker & Dale Vs. Evil (Eli Craig), que promete una desopilante vuelta de tuerca al cine de terror rural.

 

En familia. Michelle Williams, musa extra-oficial del festival, estará por partida doble en las pantallas gijonesas. Además de Meek’s Cutoff, protagoniza Blue Valentine (Derek Cianfrance), su turbadora historia de amor con Ryan Gosling, que ha revuelto a las autoridades morales estadounidenses aún no se sabe muy bien por qué. Los franceses Gustave de Kervern y Benoît Delépine también juegan en terreno amigo y traen Mammuth, con un Gérard Depardieu muy engorilado.






 

Juventud en marcha. Aquí reinan las películas que reflejan la velocidad, la angustia, las sombras y los fulgores propios de la adolescencia. Por ahí van la serbia Tilva Rosh (Nikola Lezhik) y sus skaters fashion, la angustia imberbe de Putty Hill (Matthew Porterfield), la rebeldía estética de las chicas de Des filles en noir (Jean-Paul Civeyrac) o la adolescente de Grown Up Movie Star (Adriana Maggs) que ve su cuerpo convertido en objeto sexual (¡el tema mediático de moda!).











 

Cosecha española. Todavía no tenemos trailers de No controles, la esperada nueva comedia de Borja Cobeaga, o Todas las canciones hablan de mí, ópera prima de Jonás Trueba, pero hay más propuestas nacionales que nos hacen mucho tilín: Todos vós sodes capitáns, de Oliver Laxe, premio FIPRESCI en la Quincena de Realizadores de Cannes; La vida sublime, de Daniel V. Villamediana, y lo hipnótico de sus diálogos; o Dispongo de barcos, de Juan Cavestany, que en realidad lo tiene muy crudo para superar en ingenio a su intachable título.