[Gijón 2016] Día 1: La memoria histórica en un arranque con sabor a despedida

Comienza la 54 edición del Festival de Cine de Gijón (FICX 2016) con la ganadora de Sundance y dos producciones asiáticas muy diferentes

Por
20 de noviembre de 2016

ETIQUETAS:

  • ¿De qué se habla en Gijón? De los vientos de cambio, de que este será el último festival con la directiva actual y que la reapertura de los cines centro para no dejar a la ciudad sin su festival de cine ha sido más una suerte que una certeza con la que se vaya a poder contar en el futuro. Y aunque de momento los primeros compases son algo tristes y suenan a despedida, algo a lo que acompaña la austeridad de la programación, con menos salas y películas que nunca, hay motivos para ilusionarse: en todas y cada una de las secciones suenan nombres y títulos de producciones que apuntan a merecer cada minuto de nuestro tiempo. Así que en resumen, que más vale poco y bueno que mucho y malo.

    ¿Qué películas has visto? Hoy el día ha ido sobre la memoria histórica, en dos de las más esperadas películas del festival, y sobre la falta de ella en el nuevo largometraje de uno de los directores de cabecera del panorama internacional. Comenzamos así con El nacimiento de una nación (The Birth of a Nation) de Nate Parker, film ganador del premio gordo en Sundance a primeros de año y que olía a película para los Oscar hasta que su director -y protagonista, y guionista, sólo le falta haber ayudado en el diseño de vestuario- se vió envuelto en un escándalo de acoso sexual. Sea como fuere, se trata de un film biográfico sobre Nat Turner, un predicador que lideró una rebelión en 1831 para abolir la esclavitud. Si hace unos años Steve McQueen nos revolvió la conciiencia con sus 12 años de esclavitud, Parker intenta llevarlo todo por otro camino, uno que está más preocupado por epatar, donde la sutileza es un recurso que no se valora y la máxima parece ser el presentar imágenes grotescas para así darle más veracidad a lo mostrado. Un poco al estilo de Mel Gibson con Braveheart y La pasión de Cristo pero sin alcanzar, ni siquiera por un segundo, la expresividad de esos films.

    Como debut, hay que decir que es solvente, y cuenta además con el apoyo de gente de tanto nivel como Henry Jackman en la banda sonora -3 o 4 temas son especialmente brillantes- o Elliot Davis como director de fotografía. Pero Parker es demasiado obvio, remarca algunas cosas llegando a niveles de sonrojo dignos del Lee Daniels de Precious y en otras, sin embargo, es capaz de esquivar las trampas del porno emocional. Por lo que nunca se sabe si la película es suya del todo o en qué pensaba en algunos momentos. Como film sobre la esclavitud no dice mucho que no sepamos, como biopic tampoco aporta nada nuevo y si tenemos que rescatar sus momentos líricos entre los que son de un burdo que espanta, tampoco se puede hacer un cómputo muy positivo de la obra en global. Las interpretaciones, eso sí, destacan por encima de todo lo demás. Parker ha querido hacer algo demasiado grande y se le ha escapado de las manos, pero en el fondo tiene potencial para construir una carrera interesante en el futuro.

    Gijon2

    In This Corner of the World es el tercer largometraje de Sunao Katabuchi, uno de los nombres más desconocidos de la cinematografía japonesa a pesar de contar con films con una personalidad marcadísima como Princess Arete o Mai Mai Miracle. En este caso, estamos ante una película construida con cariño y belleza en su trazo, más cercana al Isao Takahata de La princesa Kaguya que al anime que suele exportarse fuera del país, y aborda un tema tan difícil para Japón como es el del holocausto nuclear de la II Guerra Mundial que llevó al lanzamiento sobre Hiroshima y Nagasaki de las bombas atómicas. Lo hace desde la distancia y tomándose su tiempo, centrándose en el devenir de una familia a lo largo de siete años y poniendo foco en una joven que pasa de niña a adulta en este tiempo. Katabuchi parece más interesado en la normalidad, lo cotidiano, que en lo extraordinario. Y su película de forma muy coherente funciona en ese registro.
    Se limita a ser respetuosa, a contar con una buena factura, y sólo en algunos momentos cae en la brocha gorda que podemos perdonar porque al final es una herida que nunca se cerrará, aunque haya habido ya producciones animadas que tocando el mismo hecho histórico hayan conseguido resultados mucho más redondos, como La tumba de las luciérnagas, obra maestra rotunda de Takahata y una de las cumbres del cine de animación mundial, o la más salvaje y en cierto modo vulgar Hiroshima de Mori Masaki. In This Corner of the World no llega al nivel de estas, pero es una película estimable que cuenta además con algún segmento verdaderamente hermoso. Lástima que no se atreva a ir más allá, porque el tema pide a gritos una sensibilidad especial y Katabuchi la tiene, pero parece restringido al material original (un manga de Fumiyo Kono) en lugar de contar con la libertad de poder contar la historia con otro ritmo y enfoque. Con todo, sólo por su apartado visual ya es un film recomendable.

    Gijon3

    Para concluir, nada mejor que Yourself and Yours de Hong Sang-soo, que este año compitió por la Concha de Oro en el festival de San Sebastián y se fue del certámen donostiarra con el premio al mejor director, para sorpresa e incluso enfado de muchos de sus asistentes. Y sin ser su película más elaborada, sigue siendo un juguete con el que sabe cómo manejar las riendas de la narrativa sin apenas esfuerzo, cogiendo a cuatro personajes y poniéndolos a hablar aquí y allá mientras que la historia se construye sobre las anécdotas. Sang-soo es una maestro estructurando sus películas y en este caso hace que todo gire a una mujer y a tres hombres que dicen conocerla, si bien ella no se acuerda de ellos. Con esta excusa, se van presentando variaciones y alteraciones de la base ya fijada y se construye una línea argumental en paralelo cada vez que sale uno de los hombres. Sin ser tan laberíntica como Tale of Cinema ni tan cíclica como otras de sus obras más recientes, como The Day He Arrives, Yourself and Yours tiene lo mejor de su director y poco de lo menos bueno, por lo que los fans del director están -estamos- de enhorabuena. Una joya que sin alcanzar los registros recientes de su cine, se destaca con un tercer acto puramente humanista. Todo esto, claro, entre sorbo y sorbo de soju.

    ¿Con qué imagen te quedas? Con el poder de las elípsis: un niño se acerca a una plantación de algodón en Birth of a Nation y a medida que lo recoge, la cámara y se aleja y ya es un hombre adulto. Y claro, con la secuencia experimental de In This Corner of the World, por mucho que duela ver algo tan hermoso en un conjunto tan contenido.

    ¿Qué te has perdido? Layla M, una producción holandesa dirigida por Mijke de Jong que intentaremos recuperar los próximos días. Eso sí, las primeras impresiones apuntan a que si nos la perdemos, tampoco va a ser nada dramático.

    [Gijón 2016] Días 6-7: Manchester frente al cine y Palmarés del Ficx

    Finaliza otra edición del Ficx con una subida en la calidad media de las producciones presentadas, incluyendo entre ellas alguna película que llegará a los Oscar sin dificultad.

    [Gijón 2016] Días 4 y 5: Paraísos, profesoras y un cuento digno de escucharse

    La sección oficial recibe sus, de momento, dos mejores películas. Y la animación francesa suma una nueva obra maestra que tardará años en igualarse.

    [Gijón 2016] Día 3: Doncellas coreanas y zombis que viajan en tren

    Nuevo cine gallego y dos de las producciones surcoreanas más aplaudidas del año. Una pista: una de ellas es una obra maestra. Coged papel y boli, y apuntad su título.

    [Gijón 2016] Día 2: La Tortuga Roja, otras bestias y dónde encontrarlas

    Studio Ghibli se salda otra obra maestra en una jornada sólida, con tres producciones de un nivel que esperemos que le resto de festival pueda mantener.