“Dame un premio y llámame feo”: 10 actores y actrices que cambiaron belleza por prestigio

En 'Los descendientes', el 'sex symbol' George Clooney se transforma en un señor algo feo y con kilos de más. Poca cosa comparado con estos 10 saltos mortales estéticos. Por YAGO GARCÍA

18 de enero de 2012

Nosotros pensamos que el chico tampoco sale tan mal, al fin y al cabo, pero la opinión se ha convertido en vox populi: Los descendientes es un peliculón (con el Globo de Oro para corroborarlo) y su protagonista, George Clooney, aparece en ella sin ningún tipo de glamour. Incluso (¡cielos!) los y las hay que afirman que, en el filme de Alexander Payne, el hombre de Urgencias, Oh, Brother y Syriana sale directamente feo.

Desde luego que Clooney tampoco ha dado un salto mortal estético para esta película: su salto de sex symbol a señor del montón sólo ha precisado de unos kilos de más, un corte de pelo sin mucho estilo y unas cuantas camisas hawaianas. Pero lo que sí es verdad es que, cuando de ganar premios y adquirir prestigio crítico se trata, muchos actores y actrices que destacan por su belleza optan por afearse, cuando no directamente en desfigurarse: maquillaje, prótesis faciales, engorde intensivo… Todo vale para ganar un Oscar o un Globo de Oro. Aquí tienes algunos ejemplos.

Charlize Theron (Monster, 2003)

charlize_theron_monster

La mutación: De bellísima ex modelo y sex symbol rubia, la sudafricana pasó a asustar a los espectadores con el careto de Aileen Wuornos, asesina en serie con siete víctimas en su haber. Bastantes años antes, en 1997, la Theron había dado pruebas de su talento para desfigurarse en [SPOILERS] la segunda mitad de Pactar con el diablo [/SPOILERS].

¿Le salió bien? Pues sí: se llevó el Oscar y el Globo de Oro. Ahora bien, muchos olvidaron que el talento de Charlize brillaba, más que por el maquillaje, por su camaleónica capacidad para levantar un filme tirando a telefilmero.

Nicole Kidman (Las horas, 2002)

nicole_kidman_las_horas

La mutación: Hay que reconocer que Nicole llevó las cosas al extremo para este filme de Stephen Daldry. A fin de dar vida a la escritora Virginia Woolf, la australiana no sólo se tiñó el pelo de gris, sino que cambió su personalidad escénica (habitualmente vivaracha y glamourosa) por la de una escritora depresiva y antipática. Y, para colmo, fumando como una carretera.

¿Le salió bien? Y tanto: tras haber sido nominada por Moulin Rouge el año anterior, Nicole llegó a 2003 con un Oscar, un Globo de Oro, un BAFTA y un Oso de Plata del Festival de Berlín (ex aequo con sus compañeras de reparto Meryl Streep y Julianne Moore) en la estantería.

Mel Gibson (El hombre sin rostro, 1993)

mel_gibson_hombre_sin_rostro

La mutación: Aunque ahora cueste recordarlo, por su creciente condición de impresentable, este paisano australiano de Nicole Kidman pasó los 80 y los 90 con el letrero de sex symbol colgado a la espalda. En su debut como director, Gibson decidió jugársela dando vida a un profesor horriblemente desfigurado.

¿Le salió bien? Pues va a ser que no, porque no se llevó ni una mísera nominación a los premios gordos de la industria. Mel sólo sería oscarizado (como director) en 1996, gracias a sus melenas, su falda y su torso al aire en Braveheart. Qué paradoja…

Robert DeNiro (Toro salvaje, 1980)

robert_de_niro_toro_salvaje

La mutación: Estamos de acuerdo en que, además de ser guapo con ganas, el joven De Niro era ya considerado como un titán de la interpretación. Pero, aun hoy, resulta alucinante pensar que su evolución física en esta película (de púgil musculoso a obeso juguete roto) fue realizada sin trampa ni cartón: el actor engordó 27 kilos, gracias a un tour gastronómico por Francia e Italia que emprendió durante una pausa en el rodaje. Así, cualquiera.

¿Le salió bien? De Niro se llevó un Oscar a casa (ya tenía uno, como actor secundario, por El Padrino II), además de un BAFTA y un Globo de Oro por Toro salvaje. Pero su mayor triunfo no fue ese, sino relanzar la carrera de su compa Martin Scorsese, a quien todos daban por acabado dada su adicción a la cocaína. Eso es un amigo, desde luego.

Cameron Diaz (Cómo ser John Malkovich, 1999)

cameron_diaz_como_ser_john_malkovich

La mutación: En 1999, Algo pasa con Mary convirtió a la rubia más sonriente de Hollywood en un icono erótico, si obviamos cierta sustancia adherida a su pelo. Un año más tarde, esta comedia negra y surreal nos presentó a aquella rubia tan explosiva convertida en una criatura ojerosa, con un cutis criminal y con lo que parecía un estropajo gigante adherido a su cráneo. Qué susto.

¿Le salió bien? Pues no demasiado: Cameron fue nominada al Globo de Oro (que no ganó) y a unos cuantos premios de sociedades críticas. A lo mejor le hubiese convenido afearse para un filme menos raruno y más de llorar…

Kate Winslet (El lector, 2008)

kate_winslet_el_lector

La mutación: Listísima como siempre, la británica jugó a dos barajas en esta película: durante la mayor parte del tiempo la veíamos con su (fabuloso) físico habitual. Pero la promo hizo hincapié en un tramo final durante el cual comparecía avejentada y consumida, por el maquillaje y por las culpas del nazismo.

¿Le salió bien? Por supuesto: tras cinco nominaciones infructuosas, Kate se llevó el Oscar a casa de una puñetera vez, además de un doble Globo de Oro (como secundaria, por esta película, y como actriz principal por Revolutionary Road).

Christian Bale (The Fighter, 2009)

christian_bale_the_fighter

La mutación: Tras tanto drástico cambio de peso, y tanta versatilidad dramática (de American Psycho a El maquinista a sus películas como Batman: no lo intentes en casa), el temperamental Bale nos tenía acostumbrados a casi cualquier cosa. Pero al verle en su papel de ex boxeador, ex yonqui y desdentado, casi nos caemos de la butaca.

¿Le salió bien? Efectivamente. Y no sólo eso, sino que compartió la suerte con la compañera Melissa Leo: tanto Bale como la actriz que encarnaba a su madre se llevaron el Globo de Oro y el Oscar en las correspondientescategorías de reparto.

Russell Crowe (El dilema, 1999)

russell_crowe_el_dilema

La mutación: De complexión redondeada, y con una cierta tendencia a atocinarse, Crowe es ahora un señor de barriga senatorial. A finales de los 90, cuando se daba a conocer fuera de Australia, era el policía mazas de L. A. Confidential y el pistolero buenorro de Rápida y mortal: contemplarle como un obeso, estresado y chantajeado ejecutivo resultó un shock. O, si nos ponemos malos, una profecía.

 ¿Le salió bien? La epopeya antitabaco de Michael Mann fue nominada a 7 Oscar, pero no se llevó ni uno: Crowe tuvo que esperar a Una mente maravillosa Gladiator para poner la estatuilla sobre la chimenea.

Elizabeth Taylor (¿Quién teme a Virginia Woolf?, 1966)

elizabeth_taylor_quien_teme_virginia_woolf

La mutación: Tres años después de que Cleopatra la mostrase en la cumbre de su poderío (y de su joyerío), la actriz de los ojos violeta convulsionó a Hollywood en este turbio psicodrama que coprotagonizó con Richard Burton y unas cuantas docenas de litros de alcohol. Encarnando a un personaje 10 años mayor que ella, la Taylor engordó 13 kilos antes del rodaje. La borrachera, nos tememos, la traía de casa.

¿Le salió bien? ¿Quién teme a Virginia Woolf? le procuró a Taylor su segundo Oscar (el primero fue por Una mujer marcada en 1960). Pero, siempre delicada de salud, la diva no pudo acudir a la gala: Anne Bancroft tuvo que recoger la estatuilla en su lugar.

Mariah Carey (Precious, 2010)

mariah_carey_precious

La mutación: Esta sí que fue buena. Porque, además de renunciar a su vertiginoso físico para dar vida a una asistente social, la cantante nos demostró que sus dotes como actriz estaban muy, pero que muy por encima de lo que nadie hubiese imaginado. En opinión de algunos, eso supuso un logro mayor que las ventas de sus álbumes Fantasy y Rainbow, juntos o por separado.

¿Le salió bien? En términos de premios, no mucho, porque no fue nominada a ningún galardón mayor. Pero, artísticamente hablando, consiguió que le perdonáramos ese monumental pestiño que fue Glitter. ¿Te parece poco?

George Clooney se pasa a la ciencia-ficción postapocalíptica en su película para Netflix

El actor y director ha fichado al guionista Mark L. Smith ('El renacido') para 'Good Morning, Midnight', su primer trabajo para la plataforma de VOD.

Detenida una pareja en Tailandia por hacerse pasar por George Clooney

Los sospechosos han sido identificados como Francesco Galdeli y Vanja Goffi, y pretendían robar una gran cantidad de dinero suplantando al famoso actor.

George Clooney aconsejó a Ben Affleck que no interpretara a Batman

Interpretar a un superhéroe tan querido (y con tantas horas en pantalla) como Batman no siempre sale bien, como aprendió George Clooney en los 90.

[Encuesta] ¿Quién ha sido el mejor Batman de cine?

Ahora que Ben Affleck se despide de la Batcueva, es el momento de volver la vista atrás y recordar a los Caballeros Oscuros del cine. ¿Cuál es tu favorito?