10 cosas que (probablemente) no sabías de Alejandro Amenábar

Aprovechando el estreno de ‘Regresión’ reunimos algunas curiosidades sobre el director que cambió el cine español en los 90

Por
01 de octubre de 2015

Amenábar suspendió Realización

Fue en el verano de cuarto a quinto de carrera. En la Complutense, Facultad de Ciencias de la Información. Un alumno hasta entonces modélico pasaba el verano estudiando las asignaturas que le habían quedado para septiembre, entre ellas realización, pero compaginaba el engorroso estudio con la escritura de un guión sobre snuff movies que acabaría arrasando en los siguientes premios Goya. “Por aquellos meses cada vez veía más negro lo de la facultad: había suspendido Realización, en la que sobre todo se examinaba la parte práctica, que era de lo poco que me había preparado realmente y que consistía en colocar cámaras”, le contó en su día el jovencísimo director de Tesis a su biógrafo Oti Rodríguez Marchante.

Mario Vaquerizo le hizo su primera entrevista 

El marido de Alaska y cantante de Nancys Rubias –para el que Amenábar dirigió el videoclip de Me encanta– estudiaba periodismo en Ciencias de la Información. Parecía lógico que entrevistase al compañero que acababa de debutar por los pasillos de la facultad que ambos compartían. “Creo que hay una foto en la que salimos los dos después de esa entrevista”, contaba Amenábar entre risas cuando lo entrevistamos con motivo de Regresión.

Penélope Cruz, protagonista de ‘Tesis’

La oscarizada actriz tuvo que esperar a Abre los ojos para colaborar con Amenábar por un problema de fechas. A cambio y gracias a la sugerencia del productor José Luis Cuerda, pudimos ver a Ana Torrent, la niña a la que Víctor Erice nos descubrió en El espíritu de la colmena, en el papel de Ángela, la estudiante de periodismo que destapaba una siniestra red de snuff movies en la Complutense.

tesis_81888

El malo de ‘Tesis’ se llamaba como su profesor

Fue una idea desafortunada, según ha admitido después el director de Tesis, pero podemos comprender que con veintipocos años le pareciese buena. Amenábar apellidó al malo de su ópera prima, el sádico Castro, como uno de sus profesores de la carrera. Y aunque el nombramiento no fuese del todo acertado, algo de razón llevaba en la vendetta. “La universidad me aportó muy poco –recuerda–. Recuerdo una sensación de que aquello no marchaba, ni en la práctica ni en la teoría. ¿Cómo puede ser que no existiese la asignatura de guión? También me resentí mucho del talante de algunos profesores”.

0004438813

‘Abre los ojos’ pudo parecerse a ‘Frankenstein’

La primera vez que Alejandro Amenábar se metió en internet fue en Alemania, mientras presentaba su ópera prima. Apremiado por su productor, José Luis Cuerda (director de Amanece que no es poco), para hacer una segunda película, el director buscó información sobre crionización, un tema que le llamaba la atención desde hacía tiempo. Ese sería el germen de Abre los ojos, el filme que consagró al joven realizador y a su coguionista Mateo Gil. “Él empujaba hacia el experimento en sí, hacia el mito de Frankenstein y yo quería llevar la trama hacia la historia de amor, a algo mucho más cotidiano”, contaba Amenábar sobre su amigo y colaborador que, por cierto, está terminando ahora Project Lazarus, su tercera película en la que al parecer rescatará aquella vieja idea.

Abreojos01

¿Por qué Eduardo Noriega se gira en la Gran Vía?

Fue lo primero que escribieron Alejandro Amenábar y Mateo Gil y también lo primero que rodaron. “Un año antes del rodaje, un domingo de agosto, el día que se suponía que la Gran Vía iba a estar más vacía”, recordaba el director sobre la escena en la que Eduardo Noriega pasea por una de las principales arterias de Madrid casi completamente vacía (ya sabéis, no fue así gracias al hombre que se asoma a una ventanita). Según las malas lenguas, todavía no estaba claro quién sería el protagonista de Abre los ojos y su director le dio instrucciones precisas a Noriega de que no se girase ni mirase a cámara por si acaso cambiaba de idea. Cuando le preguntamos a Amenábar si esta historia era real contestó entre risas y dijo que no lo recordaba. “En cualquier caso, Eduardo se dio la vuelta así que se aseguró el papel”.

ABRE-LOS-OJOS-EDUARDO-NORIEGA

‘Abre los ojos’ y el fracaso de las Spice Girls

Se estrenaron el mismo fin de semana, el 17 de diciembre de 1997, y la industria pensó que Alejandro Amenábar se había vuelto loco. ¿Una película de ciencia-ficción frente a Spice World: The Movie, el esperado pelotazo del grupo con más fans de finales de los 90? “De pronto, la película que la gente joven fue a ver fue la nuestra. Conectó muy bien”, explicaba su director sobre los casi dos millones de espectadores que acudieron a ver Abre los ojos aquellas navidades, de los cuáles muchos eran veinteañeros. “Es que nosotros, realmente, teníamos 25 años en ese momento y, en el fondo, teníamos todavía la sensibilidad de unos adolescentes”.

 spice_world

Amenábar compuso la banda sonora de ‘La lengua de las mariposas’

Le devolvió el favor a Cuerda componiendo la banda sonora de su octava película que, en un principio, le había sido encargada a Ángel Illarramendi. Amenábar, famoso por tararear constantemente, es el compositor de las bandas sonoras de todas sus películas anteriores a Ágora y ha admitido en varias ocasiones que es su momento favorito del proceso de hacer una película, concretamente, la grabación de la música con la orquesta. “Creo que me había acostumbrado a hacer la música porque Cuerda, al ver que ya lo había hecho en los cortos, me invitó que lo hiciese en mis primeras películas –contaba el director– pero en Ágora, literalmente, se me vino grande”.

‘Los otros’ se iba a rodar en Chile

Allí, en el país en el que nació Alejandro Amenábar, fue donde se instalaron sus miedos más primigenios al visitar una antigua casona de sus tíos. Sin embargo, durante la preproducción de Los otros, en charlas con los productores Cuerda y Fernando Bovaira, aquella mansión algo siniestra cobró un aspecto más anglosajón. “Cuerda y Bovaira me convencieron de que tenía más sentido que esta historia ocurriese en Inglaterra –aseguraba el director–, pero después de buscar muchas casas allí, Eduardo Chapero Jackson nos enseñó una en Santander que era perfecta”.

large_others_blu-ray3

Oscar Isaac consiguió el papel de ‘Ágora’ tocando la guitarra

Oscar-Isaac-3

Algo de rey Midas tiene Alejandro Amenábar. Desde Penélope Cruz hasta Oscar Isaac, actor que toca el director, actor que acaba convertido en estrella. Y en el caso del intérprete de Orestes en Ágora, no puede ser más cierto. Desde entonces, lo hemos visto trabajar a las órdenes de Nicolas Winding Refn (Drive), J.C.Chandor  (El año más violento) y David Simon (Show Me a Hero), lo que ha terminado siendo mero calentamiento. Oscar Isaac, nombre clave en los episodios VII y VIII de Star Wars y en el próximo X-Men, consiguió el papel de Ágora tocando una guitarra: “Habíamos tenido muchos problemas con el cast de su personaje –nos contó Amenábar–, tenía que tener acento anglosajón pero aspecto latino y no encontrábamos a nadie… Entonces apareció Oscar Isaac, no se había preparado el guión, pero apareció con una guitarra y se puso a tocar. Pensé: ‘Este es el hombre que necesitamos”.

Alejandro Amenábar y Najwa Nimri, Espigas de Oro de Honor de Seminci 2019

El reconocimiento del cineasta y la actriz será celebrado el 22 de octubre, junto al del director de casting Luis San Narciso.

Así era la Salamanca de Unamuno, Franco y Millán-Astray (según Alejandro Amenábar)

El director y su equipo de arte proponen un viaje en el tiempo hasta la España de 1936.

[Encuesta] ¿Cuál es la mejor película de Alejandro Amenábar?

Con 'Regresión' en lo más alto de la taquilla española, nos preguntamos cuál de las películas de Amenábar goza de mayor respaldo. ¿Cuál es tu favorita de su carrera?

De Nueva Zelanda a Andalucía: 10 localizaciones de pelis que tienes que visitar antes de morir

De la librería de 'Notting Hill' a la cafetería en la que trabaja Amélie, pasando por el hogar de los hobbits y la playa en la que estuvo Indiana Jones.