“Hitchcock también hacía parques temáticos”: Martin Scorsese zanja su polémica con Marvel

El director de 'Taxi Driver' escribe una columna en el 'New York Times' aclarando su postura: su verdadero problema es 'la eliminación del riesgo' en el mundo del cine.

Por
05 de noviembre de 2019

A estas alturas, cualquiera puede ponerse en el lugar de Martin ScorseseNo por lo de ser uno de los directores más importantes de la historia del cine, sino por el hartazgo ante la polémica provocada por sus declaraciones acerca de Marvel y el cine de superhéroes, en general. Hasta las narices, comprensiblemente, de que cineastas de todo pelaje se partan los cuernos en prensa y redes sociales discutiendo si los filmes de la Casa de las Ideas son o no ‘cine’ en el sentido culto del término, ‘Marty’ ha tratado de zanjar el conflicto mediante una columna en el New York Times.

Titulado “Dije que las películas Marvel no son cine. Dejad que me explique”, el artículo es una pieza larga y detallada en la que Scorsese comienza poniendo en antecedentes sobre los orígenes de la polémica, incidiendo en aquella entrevista fatídica con la revista Empire que lo empezó todo. “Dije que había intentado ver algunas [películas de Marvel] y que no son lo mío, que me parecen más cercanas a parques temáticos que a las películas que he conocido y amado a lo largo de mi vida y que, a la postre, no creo que sean cine”, comienza Scorsese. Y prosigue: “Algunas personas parecen haberse centrado en la última parte de mi respuesta como un insulto, o como prueba de que odio a Marvel. Si alguien quiere interpretar así mis palabras, yo no puedo hacer nada”. 

Tras este suspiro de resignación, el director de Taxi Driver El irlandés comienza a matizar. Antes que nada, Scorsese asegura que no quiere hacer de menos a los directores que han trabajado para Marvel, que sus gustos son una cuestión de edad y temperamento y que, si fuese más joven, seguramente le habría hecho ilusión rodar algún filme para el estudio de Kevin Feige. “Pero mientras crecía desarrollé una idea de las películas –de lo que son y de lo que podían ser– tan alejado del Universo Marvel como la Tierra de Alfa Centauro”, aclara.

Por si hubiera que profundizar en esto, el cineasta detalla que lo que le pide a una película es “revelación: estética, emocional y espiritual”. Siempre dispuesto a predicar en nombre del séptimo arte, Scorsese menciona a unos cuantos directores que le han proporcionado esa revelación: Stanley Donen, Ingmar Bergman, Kenneth Anger, Jean-Luc Godard y un Alfred Hitchcock que le sirve para ahondar en su postura. El ‘mago del suspense, explica, entregaba productos comerciales (“En cierto sentido, eran parques temáticos”) que han perdurado en el tiempo gracias a su valor artístico. “Las escenas de acción de Con la muerte en los talones son apabullantes, pero, sin el dolor emocional en el centro de la historia, no serían nada más que una sucesión de montajes dinámicos y elegantes”, señala.

Y en eso, en el arte, estriba la diferencia. “Muchos de los elementos que definen el cine tal y como yo lo conozco están en las películas de Marvel”, reconoce Scorsese. “Lo que no está ahí es la revelación, el misterio o el auténtico peligro emocional”,explica, insistiendo una vez más en que su queja iba dirigida hacia el actual panorama del cine comercial. El director, explica, está harto de ver filmes “vetados, modificados, vueltos a vetar y vueltos a modificar hasta que están listos para el consumo”. 

“Así pues, preguntaréis, ¿cuál es mi problema? ¿Por qué no dejo en paz a las películas de superhéroes y otras franquicias?”, dice Scorsese. Y responde: “En muchos lugares de este país [EE UU] y del mundo, las franquicias son tu opción principal si quieres ver películas en pantalla grande”. Aunque el VOD se haya convertido en una opción para los directores, explica, no hay un solo cineasta que no quiera rodar y estrenar pensando en las salas. “Eso me incluye a mí, que acabo de rodar una película para Netflix”, reconoce.

“Si vas a decirme que es una cuestión de oferta y demanda y de darle a la gente lo que quiere, voy a disentir”, prosigue el cineasta. “Es una cuestión del huevo y la gallina. Si le das a la gente solo una cosa, y les vendes esa cosa sin parar, está claro que siempre van a querer más de esa cosa”, afirma, para después asegurar que el negocio del cine ha cambiado en los últimos 20 años “y el cambio más siniestro ha tenido lugar de forma sigilosa y con alevosía: la progresiva pero imparable eliminación del riesgo”. Las películas hechas por comités y equipos, asegura Scorsese, son “productos perfectos manufacturados para el consumo rápido”, pero carentes de la visión creativa de un artista. “Porque, desde luego, el artista individual es el mayor riesgo de todos”.

“Cuando el sistema de estudios de Hollywood estaba vivo y bien, la tensión entre los artistas y quienes dirigían el negocio era constante e intensa, pero era una tensión productiva [el subrayado es suyo] que nos dio algunas de las mejores películas jamás hechas”, asegura Scorsese. “Hoy, esa tensión se ha marchado y hay gente en la industria con una indiferencia absoluta hacia la cuestión del arte y una actitud hacia la historia del cine que es a la vez desdeñosa y posesiva: una combinación letal”, prosigue. En su opinión, hoy el mundo está dividido en dos campos: “Está el entretenimiento audiovisual de masas, y está el cine. Aún se solapan de vez en cuando, pero cada vez menos. Y creo que el dominio financiero de uno está usándose para marginalizar e incluso para silenciar la existencia del otro”.

Atajados ya (o eso esperamos) los dimes y diretes sobre sus declaraciones, Scorsese pone punto final a la cuestión: “Hoy en día, la situación para cualquiera que sueñe con hacer películas o que está empezando es brutal e inhóspita para el arte. Y el simple acto de escribir estas palabras me llena con una terrible tristeza”. 

Scorsese, Eastwood, Almodóvar, Nolan y Cameron piden ayudas para los cines de EE UU

70 cineastas envían una carta abierta al Congreso y el Senado de EE UU pidiendo apoyo económico para el negocio de la exhibición.

Muere el director de fotografía Michael Chapman (‘Taxi Driver’) a los 84 años

Nominado al Oscar en dos ocasiones, trabajó para cineastas de la talla de Martin Scorsese, Philip Kaufman o Andrew Davis.

Scorsese se asegura financiación para sus próximos proyectos gracias a Apple TV

Apple también participará en la producción de 'Killers of the Flower Moon' con Leonardo DiCaprio y Robert De Niro que Scorsese tiene previsto rodar en 2021.

Martin Scorsese empezará a rodar ‘Killers of the Flower Moon’ en febrero de 2021

La película, descrita como el primer western del cineasta, se basa en el exitoso libro de no ficción del mismo título a cargo de David Grann.