[FICX 2018] Emma Stone revoluciona la corte en ‘La favorita’

Con tres actrices en estado de gracia, el griego Yorgos Lanthimos ('Langosta') firma un drama de palacio tan lustroso y abrasivo como la lejía.

Por
17 de noviembre de 2018

El primer punto de giro en la carrera de Yorgos Lanthimos arrancó la 56ª edición del Festival de Gijón (FICX) tras llegar doblemente premiada de Venecia (Gran Premio del Jurado y Copa Volpi de mejor actriz para Olivia Colman). En La favorita, el cineasta griego renuncia por primera vez en diez años a escribir el guion junto a su colaborador Efthymis Filippou y filma un libreto ajeno, de Deborah Davis Tony McNamara, tan anglosajón como la corte de la reina Ana de Gran Bretaña, la última soberana de la casa de los Estuardo que gobernó el país durante 12 años a principios del siglo XVIII.

A pesar de ello, el autor de películas tan peculiares e idiosincrásicas como Canino (2009) o Langosta (2015) no ha limado los rasgos más afilados de su personalidad. El mecanismo de manipulaciones, luchas de poder y desamparo emocional que se pone en juego en esta palaciega película de época, con luz natural y velas en interiores, cuadra perfectamente con su sensibilidad y la coherencia de una filmografía a la que se le podrán echar en cara algunas cosas, pero nunca acomodarse en el mismo registro que halló fortuna en su momento y dio pie a seguidores mucho más prescindibles.

Colman interpreta a la monarca británica, embarcada en una guerra contra Francia que está diezmando las reservas económicas del país y el ánimo del pueblo, aunque la auténtica batalla sin cuartel se libra en su propio palacio. Las contendientes son Rachel Weisz Emma Stone, decididas a conquistar el corazón de la reina como vía directa a una vida de lujo sin preocupaciones. La lucha es fiera, manipuladora y despiadada, con insultos y réplicas de crueldad tan abrasiva que harían las delicias de Armando Iannucci. 

Las tres actrices del triángulo hacen un trabajo excepcional, si bien la particular dirección de actores de Lanthimos –llevada a su extremo paroxístico con intérpretes internacionales en la anterior El sacrificio de un ciervo sagrado (2017)– se ha suavizado cambiando extrañeza por declamaciones naturalistas pero bruñidas en las ráfagas agresivas del montaje de Yorgos Mavropsaridis, este sí su editor de siempre. La alteración y superposición de las líneas narrativas, en colaboración con la edición de sonido, funciona en dos secuencias muy inspiradas al inicio del filme, que a medida que avanza a través de su división en actos pierde capacidad de sorpresa para centrarse en el recrudecimiento de las hostilidades entre las protagonistas.

Como hiciera a su modo Peter Strickland en The Duke of Burgundy (2014), La favorita habla de las relaciones afectivas en términos de posiciones de poder y representación de papeles, una complicada arquitectura para envolver el deseo carnal, la pasión fogosa o la desesperación ante ese gesto de amor que nunca llega. Que lo haga en una corte de finales del barroco, símbolo de la máxima teatralidad que rasga con detalles anacrónicos como una sensacional exhibición de baile vogue al son de Bach, es endiabladamente adecuado.

¿Por qué amamos a Emma Stone?

Rubia o pelirroja. Chica del héroe, meretriz de pega o 'desgajazombies'. Consigue que vayamos al cine a ver lo que sea si sale ella. Incluso un 'reboot' de Spider-Man.

Emma Stone promete que ‘Cruella’ será una película bastante “salvaje”

La actriz encabeza el reparto de una de las revisiones en acción real más estrafalarias que ahora mismo planea Walt Disney Studios.

Primer vistazo a Emma Stone como ‘Cruella’

La temible villana de '101 dálmatas' va a contar con su propia película, y Disney se las ha apañado para que sea una ganadora del Oscar quien la interprete.

Si fuera por Emma Stone, habría una nueva ‘Zombieland’ cada diez años

'Zombieland: Double Tap' supone el regreso de la actriz, en compañía del resto del reparto original, al apocalipsis no-muerto más cachondo.