Los 15 momentos más inolvidables de ‘Juego de tronos’

Sangre, sexo… y música de laúd. La guerra dinástica de poniente llega a su fin y estos han sido los spoilers tronistas que más nos han impactado.

Por RUBÉN ROMERO SANTOS

La decapitación de Ned Stark

T1E09

Ya lo dice Pepe Isbert en El verdugo: “¿Usted cree que hay derecho a enterrar a un hombre hecho pedazos?”.

Tardamos nueve episodios en comprender que Juego de tronos no iba a ser una serie como las demás. Contaba con un casting prácticamente desconocido y, sin embargo, a su estrella más rutilante, Sean Bean, le cortaban la cabeza nada más empezar.

El nacimiento de los dragones

T1E10

Los dragoncillos de la khaleesi no nacen hasta el final de la primera temporada. Al color de la pira funeraria de Khal Drogo, los huevos de dragón rompen la cáscara y se le suben por los hombros y el parrús a una Daenerys convertida en Venus de Botticelli horneada al carbón de leña.

La batalla del Aguasnegras

T2E09

Hay algo de nuevo rico en Juego de tronos. A los productores les encanta hablar de lo mucho que gastan en cada episodio, pero no siempre fue así: no hubo presupuesto para una batalla hasta la segunda temporada.

Espectacular, tanto en su planteamiento como en su desenlace, y filmada con brío por el británico Neil Marshall.

La Boda Roja

T3E09

Uno de los momentos definitorios de la historia de la ficción contemporánea. Todo es una cuestión de tempo: el momento cumbre de la temporada ocurre en el penúltimo capítulo (y no en el último); suenan las notas de Las lluvias de Castamere y se inicia una degollina que no respeta mujeres, niños ni embarazadas.

¡¡Mysha, mysha!!

T3E10

O la razón por la cual a los políticos de este país les gusta tanto hacer el mamarracho luciendo camisetas de la serie.

Tras liberar a los esclavos de Yunkai, Daenerys, toda mona y limpita, se mezcla con los desharrapados mientras estos la aclaman al grito de “¡Mhysa!” (“madre”) en un baño de multitudes de lo más populista.

La Boda Púrpura

T4E02

¡Qué poco les gustan las fiestas! Si con la Boda Roja ya teníamos la sensación de que los episodios estaban escritos por la Liga de los Contrarios al Matrimonio, con la púrpura descubrimos que, además de al altar, también eran contrarios al vino. Es lo que se usa para envenenar al despreciable Joffrey Baratheon. 

El retrete de la muerte

T4E10

En la serie sobran razones para matar, pero normalmente faltan formas creativas de hacerlo. Afortunadamente, Tyrion nos da una lección de originalidad y lleva lo de “matar al padre” a otro nivel: asesinando a Tywin Lannister cuando está aliviándose de un apretón sentando en un trono… y no precisamente de hierro.

La violación de Sansa

T5E06

Es innegable la tendencia de los guionistas de la serie a introducir escenas en las que las mujeres son vejadas. Dependiendo del fan, son actos machistas o reflejo del machismo de la sociedad.

Nunca llegaron tan lejos como con esta noche de bodas de Sansa. Arreciaron las críticas acerca de su gratuidad incluso entre políticos. 

El levantamiento de cadáveres

T5E08

La verdad es que el Rey de la Noche nos parecía un poco cuadro: con sus uñas de gel a lo Rosalía y su aspecto de cantante de metal finlandés, mucho no se hacía respetar.

Hasta que en la batalla de Casa Austera pone los brazos en cruz y, todo pichi, resucita a una alfombra de muertos reconvertidos en zombies.

El Paseo de la Penitencia

T5E10

También llamado el Paseo de la Vergüenza. En este caso, se trata de una masa furibunda que en Desembarco del Rey lincha a una desnuda Cersei mientras la acribilla a salivazos, tomatazos e insultos. Se trataba de poner a cero el contador de sus pecados… para así poder cometer más, suponemos.

La resurrección de Jon Nieve

T6E02

Lo han bautizado como “el mayor cliffhanger de la historia de la televisión”. Todos sabíamos que el héroe no podía morir, pero los creadores retrasaron su regreso todo lo que pudieron.

Hasta que Melisandre tomó cartas en el asunto: cuatro palabrejas en un idioma raruno, agüita mágica, una imposición de manos, un poquito de por favor y… ¡chimpún! 

Hodor y el portón

T6E05

Menuda temporadita nos dieron con lo de Hodor y su hodorama. Hodor lo era todo: la clave para entender la serie y para que nos tocaran los Euromillones.

Al final, fue un chasco tremebundo: “hodor” significaba “aguanta el portón” (“hold the door” en inglés), en una nueva demostración de lo que se pierde en el doblaje.

La Batalla de los Bastardos

S6E09

¿Otra batallita del abuelo? Otra batallita del abuelo. Esta vez entre el violador Ramsay y el guaperas de Jon. Que nos la pongan con doble de extras, doble de barro y doble de sangre, por favor.

Y, ya que estamos, y para variar, que ganen los Stark por una vez en la vida, que parecen del Atleti… Y eso fue lo que pasó.

Destrucción del Gran Septo de Baelor

T6E10

Definitivamente convertida en la versión sex symbol de Nerón, Cersei aplicó el fuego valyrio sobre el septo de Baelor en una escabechina que eliminó a la mitad del elenco para la siguiente temporada y que acabó con la muerte de su propio hijo. Esto es reducción de personal y lo demás son tonterías. 

La muerte de Meñique

T7E07

Reconozcámoslo: hasta a los más fans les cuesta encontrar momentos épicos en la séptima temporada. Rescatamos este: después de hacer y deshacer a su antojo durante siete temporadas, Meñique, el gran conspirador, cometió un error de bulto al intentar enemistar a Arya y Sansa.

Lo pagó como se paga todo en Juego de tronos: con su vida.

Ir a la portada