Crítico de mierda

La Pantera Rosa turca lucha contra la mafia

Por
24 de julio de 2016

De chaval, las películas de la pantera rosa suponían una constante fuente de frustración: yo pensaba que eran largometrajes sobre el simpático felino de dibujos animados… y me topaba con Peter Sellers persiguiendo un diamante, que podía estar muy bien, pero no era lo que yo quería ver. Salvo en los créditos, no había pantera por ningún lado.

A lo largo de los años descubrí que era algo que nos pasó a muchos niños. No sólo de España: en Turquía se ve que no eran fans de estas comedias, si no de la propia pantera. Y se liaron la manta a la cabeza para dar al público lo que quería: un largometraje (ejem) completa protagonizada por la mismísima pantera. ¿Y cómo conseguirlo? Pues de la única manera que iban a poder: con un tipejo disfrazado.

Pantera1

¿Os acordáis de El Ete y el Oto? Pues esta película, Pembe Panter /  Temel Reis Gangsterlere Karçsi (1975 Oguz Gozen) se parece en varios aspectos a el clásico del trash español. El cómico turco Ahmed Sendil optó por ponerse un esquijama rosa, con su capuchita, y ya está: ya es la pantera. Como tus colegas los que se compran los pijamas esos con capuchita y oreja. Una visión salida del infierno y similar al ET que interpretaba el feo de los Calatrava en El E.T.E. y el oto. Y el humor del que hace gala el film es, también, muy similar al de las películas de aquellos geniales cómicos: hacer el imbécil a troche y moche hasta que la peli se termine o el espectador se suicide ante tanta vergüenza ajena, lo que ocurra primero.

Pantera3

Los créditos ya revelan la absoluta pobreza de medios, desgana y caradura con la que se afrontó la producción: los carteles pasan acompañados de un… peluche de la pantera rosa. Todo esto mientras escuchamos la canción de la pantera cantada, con una letra en turco que a saber qué diantres dice. Aunque es muy risible, hay que recordar que… bueno, ¡aquí también le pusimos letra a la canción!

La película tiene muy poquita historia: en los primeros minutos, la pantera rosa llega en avión a la ciudad para ver a su amigo… Popeye.

Esto… sí. Que sale Popeye.

CATACROCK.

Pues eso. Popeye (Muzzafer Hepgüller) y la Pantera se dedican a dar vueltas por descampados y carreteras mientras cuentan chistes. La pareja no tiene ni un duro y se dedican a tomar el sol tumbados en ruinas de piedra, tomarse una cañita e intentar pescar algo.  No sé si los chistes que cuentan serán muy graciosos o no, pero por lo que se puede entender, esto viene a ser la versión turca de una película de Jaimito.

Sólo que con la Pantera Rosa y Popeye.

Pantera5

En fin: que tras un rato viéndoles hacer el tonto, vemos como una panda de gángsters con poblados bigotes y horterísima ropa secuestran a la hija de un amigo del dúo. Ellos deciden ir a rescatarla como puedan. No tanto por altruismo como por ganarse los favores de estas señoritas de buen ver. Y si por el camino consiguen meterle mano a la amiga de los criminales, pues… mejor que mejor. A la pobre pantera, muy necesitada de una cura de sexo, se le cae la baba constantemente ante la visión de las piernas de las chicas de la peli.

Ah, y todo esto a ritmo de una versión turca del Achilipú, que popularizó aquí Dolores Vargas “La Terremoto” y que parece que también tuvo éxito en el antiguo imperio Otomano. Yo ya no tiendo nada.

Rodada en plena calle y una casa en lo que, seguro, no tomó más de una semana, el film apenas dura unos 50 minutos. Y la cosa se hace larga: una vez superado el shock de comprobar que la pantera rosa es un tío feo y muy salido, el estilo megabásico del humor y la barrera idiomática se encarga de convertir su visionado en una experiencia costosa y aburrida. El atractivo para el público turco más picarón y desvergonzado es evidente. Para el resto de los mortales, es poco más que una pequeña tortura: luego, eso sí, podremos presumir de haber aguantado semejante marcianada de un tirón.

Con todo, solo podemos agradecer a Dios y a Turquía la existencia de alguien como los responsables de esta peli, por darnos lo que tantos niños pedíamos: una película con La Pantera Rosa, aunque en un giro a lo  Twilight Zone, nuestro sueño se convirtió en una pesadilla. Ten cuidado con lo que deseas….